fbpx

El viaje literario que discurre por Metro de Madrid

El viaje literario que discurre por Metro de Madrid

Un trayecto aparentemente convencional entre Móstoles Central y Hospital de Fuenlabrada, en la línea 12 del Metro de Madrid, se ha convertido este martes en un viaje entre la historia de amor que ideó Shakespeare para 'Romeo y Julieta', y la misteriosa abadía benedictina en la que discurre 'El nombre de la rosa', de Umberto Eco.

De igual forma, cualquiera que se baje habitualmente en la estación de Colombia, en la confluencia de las líneas 8 y 9, se ha encontrado hoy más cerca que nunca de Macondo, el pueblo ficticio de los Buendía que Gabriel García Márquez describió en 'Cien años de soledad'.

La estación de Sol, renombrada como Ellas Escribieron, ha devenido en un homenaje a aquellas autoras que, a lo largo de la historia, tuvieron que entregar sus obras a sus compañeros para que fueran publicadas bajo un pseudónimo masculino o que, directamente, no pudieron ser difundidas.

Este viaje literario que discurre por las 240 estaciones del suburbano madrileño es una iniciativa de la Asociación de Editores de Madrid (AEM) en colaboración con la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento y el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO).

"Hemos vivido tiempos difíciles y la lectura ha sido muchas veces la única forma de escapar del infierno en el que estuvimos sometidos con la pandemia. Ahora es el momento de volver a la calle y los libros tienen que volver también", ha comentado a los medios Marta Rivera de la Cruz, consejera de Cultura, Turismo y deporte, en el acto de presentación que se ha celebrado en la estación de Nuevos Ministerios.

Durante este verano, 26.000 usuarios del Metro han podido votar en Internet sus títulos preferidos dentro de una gran lista abierta elaborada por la AEM y aportar también sus propias propuestas para la elaboración de este plano, que puede encontrarse físicamente en las estaciones de la red o a través de un código QR en los trenes.

Pero esta 'reconversión literaria' del plano de metro se enmarca dentro de una iniciativa más grande llamada 'Libros a la calle', que este año celebra su XXIV edición y cuyo objetivo es el fomento de la lectura entre los madrileños que utilizan el servicio.

Además del plano literario, una idea que se pone en marcha por primera vez, Metro de Madrid y la Empresa Municipal de Transportes (EMT) han distribuido en el interior de vagones y autobuses 6.600 láminas con fragmentos de obras literarias, que este año se han decidido orientar principalmente al público infantil, con la participación de escritores como Elia Barceló o Nando López.

"Me pregunto cuántos lectores han descubierto un autor que no conocían y un texto en el que no habían reparado nunca cuando se metieron en un vagón de metro", ha señalado la consejera Rivera de la Cruz.

En la misma línea se ha pronunciado Manuel González Moreno, presidente de la Asociación de Editores de Madrid, que ha asegurado que la promoción de la lectura entre los más jóvenes "es algo que tenemos que conseguir y que nos tiene que preocupar".

En 2022 se cumplirán 25 años de este programa y por ello, el consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, ha anunciado en este acto que la próxima edición estará dedicada a Hispanoamérica, "con referencias reales tanto de las biografías de los escritores como con referencias literarias de sus obras vinculadas a cada estación".