fbpx

Martínez-Almeida: "Sin un compromiso de la sociedad es imposible atajar los botellones"

Martínez-Almeida: "Sin un compromiso de la sociedad es imposible atajar los botellones"

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (PP), ha censurado este lunes la "profunda irresponsabilidad" de quienes acuden a los botellones, y ha advertido de que "si no hay un compromiso por parte de la sociedad", desde el Ayuntamiento "es imposible que se pueda llegar hasta el último sitio".

"Nadie se plantearía que tengamos la capacidad de llegar hasta el último conductor o hasta el último peatón que comete una infracción de tráfico", ha declarado el alcalde tras entregar los premios del Consistorio al sector turístico.

Este fin de semana la Policía Municipal ha interpuesto 513 multas por botellón en la capital, casi dos centenares menos que el balance anterior, y, en este caso, las grandes aglomeraciones se han producido en el parque de Berlín, del distrito de Chamartín, donde un joven fue apuñalado.

El anterior fin de semana (cuando se celebró un macrobotellón que reunió a cerca de 25.000 jóvenes en Ciudad Universitaria), los agentes municipales interpusieron 716 sanciones por consumo de alcohol en vía pública.

Para este fin de semana se estableció un dispositivo de seguridad de la Policía Nacional y de la Policía Municipal de Madrid que evitó la noche del jueves que se produjeran varios botellones en diferentes recintos universitarios, como en la Universidad Autónoma o en Ciudad Universitaria, donde se había convocado.

El refuerzo, que se prolongará más fines de semana, contó con 300 agentes de la Policía Municipal y 150 de la Policía Nacional.

Almeida ha dicho que quienes participan en botellones "se están equivocando gravemente" y "están dañando la imagen de la juventud de forma injusta". "Me niego a pensar que el conjunto de la juventud sea tan irresponsable", ha subrayado.

Asimismo, ha subrayado que la ciudad no merece "verse ensuciada" por estas actividades, y ha reclamado "un ejercicio de civismo", puesto que las reuniones de miles de personas para beber son "inmanejables desde el punto de vista de la sociedad y la convivencia".

Por su parte, la vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs), ha apuntado que la vigilancia policial "no puede ser la única solución" a una problemática que también incluye "la relación que hay entre juventud y alcohol", y que por tanto debe tener "una atención mucho más integral".

A juicio de Villacís, no puede esperarse que las instituciones "lo hagan todo", y la supresión de los grandes botellones que se han producido en las últimas semanas en Madrid depende sobre todo de "la responsabilidad individual".

Ha recordado, además, que la pandemia continúa y que persiste la preocupación por que los jóvenes lleguen a sus casas "contagiados" tras ir a un botellón.