fbpx

Fútbol en España: un mercado veraniego en crisis

Fútbol en España: un mercado veraniego en crisis

La pretemporada de la 2021-2022 en el fútbol español está marcada por los problemas económicos de los clubes. Hay menos dinero para invertir y esto se traduce a nivel global con una peor posición de los equipos españoles en sus opciones en la Champions y Europa League, como así se refleja en las cuotas de Codere.

Todos los clubes, desde el más rico hasta los ascendidos, encuentran serios contratiempos económicos para firmar jugadores. En el nivel más alto encontramos los mejores ejemplos. Real Madrid, Barça, Atlético o Sevilla se han visto obligados a realizar importantes reajustes en su plantilla para cuadrar las cuentas. El fútbol es una rueda y los problemas de los grandes salpican al resto de equipos. No hay dinero para mantener a todos los jugadores y algunos de los mejores han hecho las maletas, bien por decisión de ellos o bien por la necesidad de su club.

Es el caso de Bryan Gil. De ser una de las sensaciones de la pasada temporada, que llevó al joven jugador andaluz a la Selección, a entrar en una operación de salida con destino Tottenham. El Sevilla necesitaba liquidez y decidió buscar una solución a través de su gran promesa. El club español ha recibido 25 millones de euros e incorpora al atacante Lamela, que cambia la lluvia de Londres por el calor de Sevilla. El Tottenham, precisamente, ha protagonizado la gran operación del verano al aceptar una oferta del Manchester City por su estrella Harry Kane, valorada en 180 millones de euros.

Adiós a Ramos y Varanne

La salida de Sergio Ramos es otro ejemplo de los problemas económicos del fútbol español. Si bien el defensa central aceptó la propuesta del Real Madrid, el club blanco aprovechó la situación y el debate generado en torno a su renovación para no ejecutar dicha ampliación y librarse así de una de las fichas más altas de la plantilla. Su compañero de viaje durante los últimos años, Rafael Varanne, ha encontrado destino en el Manchester United, que ha pagado 50 millones por su fichaje.

Problemas en el Barça

Messi ha tenido que rebajar su ficha a la mitad para seguir en el Barça. Si bien el contrato del astro argentino es una excepcionalidad por la enorne magnitud de las cifras económicas, la sitúa no deja de ser otro indicativo sobre la cuestión financiera del fútbol español. El club blaugrana ha puesto en venta a algunos de sus jugadores por los que ha hecho una fuerte inversión en los últimos años. Griezmann costó 100 millones y Pjanic, 60. Según la operación salida del Barça, su aventura duraría dos y un año respectivamente. Sus salarios están por encima de las posibilidades del club y urge encontrar una solución.

El Atlético, por su parte, también ha movido ficha en ese sentido, buscando una salida a Saúl Ñíguez o renunciando a realizar inversiones en fichajes. Es un verano diferente. No hay grandes inversiones, pero sí que se produce un gran movimiento por parte de los clubes para mover el mercado y recortar gastos. Lo que parece evidente es que las salidas de los grandes clubes tienen como destino a otras ligas y esto perjudica a la competición española.