fbpx

Gil: "Si las instituciones siguen así, los clubes nos iremos de casa"

Gil: "Si las instituciones siguen así, los clubes nos iremos de casa"

Madrid, 22 sep.- El consejero delegado del Atlético de Madrid, Miguel Ángel Gil, comentó a propósito del fallido proyecto de Superliga, del que el conjunto madrileño formaba parte pero del que se retiró posteriormente, que si las instituciones del fútbol como FIFA y UEFA "siguen en esta línea" de enfrentamientos y "obligan" a los clubes "a decidir entre papá y mamá", estos se "irán de casa".

"Este enfrentamiento permanente lo único que nos hace a los que estamos en medio es sufrir, es como un padre y una madre discutiendo todo el día, el hijo está en medio. Esa situación solo pude acabar en un escenario, el de la emancipación, me voy de casa. Y esta situación, si no es remediada por las instituciones, terminará pasando, no será la Superliga pero habrá algún cambio con total seguridad", opinó Gil durante el foro 'World Football Summit'

"Si las instituciones y organismos siguen en esta línea, no tardará en haber algo más trabajado, con más consenso de jugadores técnicos y aficionados, que le dé una vuelta de tuerca al sistema actual. Si siguen obligándonos a decidir entre papá y mamá, nos iremos de casa", abundó después el máximo accionista del Atlético en el encuentro que tiene lugar en el estadio Wanda Metropolitano.

Para Gil Marín, la "guerra por competencias, por hacer más partidos para tener más recursos y más poder" entre las diferentes instituciones del fútbol, el "periodo generacional de cambio" con "nuevas generaciones que demandan nuevas maneras de ver contenidos", y las diferencias entre clubes han generado el caldo de cultivo que provocó la aparición de esa Superliga en abril con doce clubes fundadores, entre ellos Atlético, Real Madrid y Barcelona.

"A nosotros nos invitan a formar parte de ello y el sentir del consejo de administración del club es de cómo no vamos a estar en la mesa donde va a haber 15 clubes, que es lo que nos presentan, los más poderosos de Europa, entendiendo que nos habíamos ganado el derecho por al última década de éxitos. Cómo no estar en esa mesa que va a negociar el futuro del fútbol europeo", defendió.

Sin embargo, el Atlético se retiró del proyecto dos días después, como hicieron antes los seis clubes ingleses (Liverpool, Manchester City, Manchester United, Arsenal, Tottenham y Chelsea) y de forma simultánea los italianos Inter y Milán.

"Dimos el paso en tan solo 48 horas, pero tardamos otras 48 horas en entender que estábamos poniendo el riesgo dos cosas que eran esenciales: una el fútbol tradicional, que nos había traído hasta aquí, con sus partes buenas y malas; y por otro lado percibimos el rechazo de nuestra masa social", justificó Miguel Ángel Gil.

El dirigente rojiblanco relató que cambiaron de opinión por que esta competición suponía "romper una tradición en una semana sin haberlo desarrollado y explicado bien", un cambio que bajo su punto de vista "iba a dejar demasiados heridos en la carretera".

El ACUERDO LALIGA-CVC

El dirigente rojiblanco se refirió también en su intervención al acuerdo de LaLiga con el fondo de inversión CVC Capital Partners, que inyectó 2.100 millones de euros a los clubes a cambio de los ingresos correspondientes al 9% de los ingresos audiovisuales, en el que no participan Real Madrid, Barcelona y Athletic, que se opusieron al acuerdo y mantendrán la totalidad de sus derechos.

Según Gil Marín, este acuerdo hay que analizarlo "con la cabeza y sin pasión". "Cuando un tercero valora en 25.000 millones de euros nuestra competición te dice el gran trabajo que se ha hecho", apuntó.

"Yo en el primer minuto me lo planteo desde el punto de vista financiero, y no lo puedes hacer así, porque no salen los números, el tipo de interés es alto. Pero si lo analizas en profundidad y ves el calado, el Atlético representa el 7,8% de los derechos, eso son 1.800 millones de euros por el 30% de los ingresos del club, eso es que algo grande se ha construido", explicó.

"En los últimos 'tender' (subastas) de televisión hemos tenido un crecimiento exponencial... Pero la realidad, relacionado con la pandemia pero también con la saturación, es que el incremento de valor de los derechos no va a mantener el crecimiento del último 'tender'. Ha pasado en la Premier, Francia, Italia, Alemania, y nosotros estamos intentando conseguir para el próximo 'tender' empatar, no perder como las otras ligas grandes", añadió.

Ese contexto de caída de valor de los derechos audiovisuales es el que, para el dirigente rojiblanco justifica la operación con el fondo de inversión.

"El análisis de esta operación no puede ser el punto de vista financiero, sino como la sinergia que genera CVC como socio industrial tecnológico, no como financiero. En este caso 1+1 va a ser más de 2, por la experiencia que tienen en Deportes y gestión de derechos de televisión", argumentó.

Según Gil Marín, este 10% de derechos del Atlético que pasará a cobrar CVC supone un 3% de sus ingresos totales. "Y no tengo duda de que con esta inversión vamos a recuperar más que el 3% en ingresos. En el caso del atlético es rentable y creo que en la inmensa mayoría lo va a ser", añadió.

EL NIVEL DE EXIGENCIA DE SIMEONE IMPULSA AL ATLÉTICO

El dirigente rojiblanco también reveló que con la última ampliación de capital de 181,8 millones de euros de la entidad, con la que entra la gestora de fondos estadounidense Ares Management Group como accionista de la sociedad Atlético HoldCo, propietaria del 65,98% del club, les ha permitido recuperar su déficit de tesorería, que era de 86 millones de euros al inicio de la 2020-21.

En lo deportivo, el próximo mes de diciembre cumplirán diez años desde la llegada a la entidad del entrenador argentino Diego Pablo Simeone, artífice desde el banquillo de los últimos ocho títulos de la entidad, entre ellos dos Ligas. "En esos diez años no hemos dejado ningún mes de comer juntos", reveló el ejecutivo.

"El nivel de exigencia que ha marcado Diego con sus resultados me ha obligado a poner al club al nivel del equipo, hacer una inversión en el estadio de más de 360 millones de euros, crear nuevas tecnologías y contenidos para llegar a nuestros aficionados. El mundo se ha globalizado y el Atlético no podía quedarse al margen", reflexionó Gil Marín.