fbpx

El espejo del campeón

El espejo del campeón

Majadahonda (Madrid), 19 sep.- Hace once meses, el Atlético de Madrid atravesó las cinco primeras jornadas de LaLiga 2020-21 con los mismos puntos que ahora, 11 de 15 posibles, entre las mismas dudas iniciales de ahora y en el mismo proceso que asume en el presente: la búsqueda de la identidad que lo dirigió al título.

A la apoteósica puesta en escena de entonces, con aquel 6-1 al Granada, le siguieron sendos 0-0 contra el Huesca y el Villarreal, en este último caso sin un solo remate a portería, para después proseguir con dos triunfos: el 0-2 al Celta en Balaídos y el 2-0 al Betis en el Wanda Metropolitano. Once puntos, diez goles a favor y uno nada más en contra. Entre medias, cayó 4-0 en Múnich.

Ahora, a los dos éxitos iniciales contra el Celta por 1-2 y el Elche (1-0), más convincente el primero que el segundo, le siguió el 2-2 con el Villarreal, que realmente fue el mejor partido hasta ahora del Atlético en su defensa del título, la victoria apurada por 1-2 ante el Espanyol y el 0-0 de este sábado contra el Athletic. También once puntos, tres goles a favor menos (7) y tres más en contra (4), porque ha dejado su portería a cero la mitad de veces.

Entonces era un equipo por afianzarse, al que la goleada 4-0 en contra frente al Bayern en la Liga de Campeones lo invitó a cubrir sus laterales con el refuerzo del 5-3-2 implantado por Simeone, como también lo es en este presente: un conjunto por reencontrarse que, además, debe encajar a Antoine Griezmann. Su salto de esta campaña.

Es uno de los asuntos pendientes por ahora. El internacional francés ni interviene ni, sobre todo, es tan determinante como lo fue en el pasado, en el lustro que lo transformó en el quinto mejor goleador de la historia del Atlético, con sus 133 tantos en 257 duelos, alejado en su segunda etapa de todo lo que fue la primera.

No es una circunstancia exclusivamente suya, sino también de su equipo, en esa adaptación del futbolista al conjunto y viceversa, de cada jugador a la estructura, a las nuevas exigencias también que le proponen los adversarios al actual campeón, tan estudiado como está.

EL AJUSTE DE GRIEZMANN, LA BÚSQUEDA DEL GOL

En sus dos duelos hasta ahora en la Liga, el Atlético no ha marcado ningún gol con Griezmann sobre el terreno de juego. Ni en el 1-2 al Espanyol ni en el 0-0 con el Athletic, con lo descriptiva e impactante que es tal afirmación, teniendo en cuenta el poder goleador que tenía el atacante francés en su pasado como rojiblanco.

Es un ajuste en proceso, igual que el de Rodrigo De Paul, cuyos pases ya aventuran ocasiones; del propio juego colectivo del Atlético, sus mecanismos ofensivos, su velocidad de juego, su ritmo de partido, su intensidad o su mejor rendimiento físico, propios quizá de la altura de competición, como lo fueron la pasada campaña, cuando el equipo rojiblanco trazaba sus primeras líneas de campeón, cuando los dos empates a cero también surgieron como contrapunto.

"A mí no me preocupa (la falta de gol en dos partidos seguidos). El equipo tampoco. Porque el año pasado, después de la primera victoria, hicimos dos empates sin marcar. Es sólo cuestión de tiempo, cuando el talento y la calidad que tenemos adelante van a producir goles. Después de la llegada de Griezmann en el último minuto, Cunha también llegó un poco más tarde, con el trabajo lo sacaremos adelante. Estoy seguro que los goles llegarán", garantizó Stefan Savic, el líder de una defensa que también ha tenido fisuras.

Con Luis Suárez (21 goles en la Liga 2020-21), Antoine Griezmann (13 tantos el pasado campeonato), Marcos Llorente (12), Correa (nueve), Joao Félix (siete) o Matheus Cunha (siete con el Hertha en la Bundesliga 2020-21) no se prevé que el problema del gol vaya a ser muy recurrente en el Atlético, que ha dispuesto nada más de cinco ocasiones en los dos últimos duelos, en ambos sin pegada.

"Yo no buscaría excusas. Es fútbol. Puede pasar. No tengo ninguna duda y confío absolutamente en el equipo y los futbolistas que tenemos. Y en consecuencia vamos a trabajar que esta cantidad de buenos jugadores hagan lo que siempre hicieron, que son goles", remarcó Simeone, cuyo equipo siente de nuevo las bajas por lesión.

LEMAR Y JOAO, BAJAS EN Getafe; KOKE, TRIPPIER Y KONDOGBIA, DUDAS

A la vista asoma el Getafe, el próximo martes a las 19.30 horas en el Coliseum Alfonso Pérez. El técnico argentino no dispondrá seguro de Thomas Lemar, con una lesión muscular sin rotura, ni de Joao Félix, expulsado por doble amarilla ante el Athletic, y habrá que ver si puede hacerlo de Koke Resurrección, Kieran Trippier y Geoffrey Kondogbia. El primero ya fue baja por una elongación muscular este sábado; los dos últimos terminaron tocados el choque. El lateral, por un tirón muscular; el medio, por un golpe.

En el caso de Joao Félix, además, está a la espera de conocer su sanción, que dependerá de la interpretación del gesto que le hizo "con el dedo índice en la sien", como recoge el acta, al árbitro Jesus Gil Manzano, si entra en el apartado de los "términos, expresiones y gestos ofensivos", como así parece porque fue tarjeta amarilla, que supondrían de uno a tres encuentros de suspensión, aparte del automático por la expulsión, o de los "insultos, ofensas verbales y actitudes injuriosas", que lo agrandarían de cuatro a doce.

Sin tiempo para la pausa ni el lamento, mientras, el Atlético retomó este mismo domingo los entrenamientos en la Ciudad Deportiva de la localidad madrileña de Majadahonda para reponer fuerzas y mirar ya al encuentro del martes en Getafe, dentro del examen constante del campeón, que tiene un espejo reciente para confiar.

Iñaki Dufour