De Fra Angélico a Sorolla: cuarenta años de amigos del Prado

De Fra Angélico a Sorolla: cuarenta años de amigos del Prado

La Fundación Amigos del Museo del Prado cumple 40 años y lo celebra con una exposición que reúne todas las obras que han sido donadas al museo madrileño gracias a su labor: de Fra Angélico a Miquel Barceló, pasando por Sorolla o Goya.

“Cuarenta años de amistad. Donaciones de la Fundación Amigos del Museo del Prado”, que inaugura hoy la reina Letizia, reúne una treintena de obras y trata de rendir homenaje a todos los socios de esta entidad, que se fundó en 1980 con apenas 300 integrantes y hoy supera los 40.000 miembros.

El objetivo de la institución es ayudar a enriquecer las colecciones del museo, y, de algún modo “llegar donde el museo no podía llegar”, según palabras de la secretaria general de la fundación, Nuria de Miguel Poch.

La primera obra donada por la fundación fue “Concepción Serrano, después condesa de Santovenia” de Eduardo Rosales en 1982, y la última ha sido “Aníbal Vencedor”, primera obra atribuida a Francisco de Goya, donada en 2020.

Entre medias han llegado numerosos cuadros como “La Virgen de la Granada” de Fra Angelico (2016), “La inmaculada Concepción” de Murillo (1984) o “Aureliano de Beruete y Moret” de Joaquín Sorolla (1994).

También se han incluido en esta muestra las obras donadas por el Patronato Internacional de la fundación y la American Friends of the Prado Museum, con obras excepcionales como “Felipe III” de Velázquez, “Cristo Resucitado” de Giulio Clovio, o “Busto de Mujer” de Picasso.

Es la primera vez que una exposición reúne la treintena de obras. “Verlas así, en una sola sala, es emocionante”, ha explicado el comisario de la muestra, Alberto Pancorbo, responsable del departamento de actividades de la Fundación Amigos del Museo del Prado.

Una de las últimas adquisiciones fue "Busto de Mujer" de Picasso, una obra que demuestra que el Prado es ante todo “un museo vivo”, ha argumentado el comisario: “Es importante entender el arte contemporáneo para entender mejor al arte antiguo y viceversa”.

En esta línea, una de las aportaciones más originales de la fundación es una iniciativa en la que invitó a artistas contemporáneos a que realizaran obra tomando como inspiración los fondos del Prado, y que luego donaran la obra.

Gracias a esta iniciativa, que se celebró en varias ediciones (1991, 2007 y 2018), en la muestra se pueden ver obras de Carlos Saura, “El Perro de Goya”, pero también fotografías de Cristina García Rodero, Isabel Muñoz o la artista Carmen Calvo que engrosan los fondos de la entidad.

“Un museo como el Prado es el resultado de aunar muchas voluntades. El museo si tiene futuro es porque está relacionado con la sociedad”, ha explicado Miguel Falomir, director de la pinacoteca.

“Han sido cuarenta años de amistad, de gran amistad, ha sido una colaboración muy estrecha y lo va a seguir siendo”, ha dicho Javier Solana, presidente del Patronato del museo.