fbpx

Las bondades de los microcréditos

Las bondades de los microcréditos

El uso de microcréditos es un beneficio que se consigue por Internet y que por lo general suelen otorgarlo compañías prestamistas, y no los bancos. El modo de solicitar este tipo de créditos pequeños es diferente al protocolo de la banca convencional, ya que, en primera instancia, destacan por dos cualidades: son pequeñas cuotas de dinero y se obtienen con rapidez.

Por lo antes mencionado, los microcréditos son una excelente alternativa para solucionar gastos imprevistos. Cuando se necesitan montos más elevados, si hay que recurrir a los préstamos bancarios. Además, el tiempo para tramitar estos préstamos en bancos es bastante prolongado. Se necesitan semanas, e incluso meses, para que un banco acepte otorgar créditos. Asimismo, se requiere cumplir con requisitos muy exigentes por parte de las entidades bancarias.

Las características de un microcrédito

Los lectores quizás se pregunten: ¿Y cómo es un microcrédito?, ¿En qué se diferencia de un crédito convencional?, ¿Cuáles son sus bondades? Para aclarar estas interrogantes, mostramos la siguiente información:
• Se caracteriza por sus pequeñas cantidades. Por eso, se consigue con rapidez. Ningún prestamista se arriesga a entregar una gran cantidad de capital en poco tiempo; sin estudiar a su futuro deudor.
• Implican pocos requisitos. Justamente, una de las maneras de acelerar el trámite es no exigiendo un papeleo y requisitos complicados.
• La petición se realiza por Internet. No es necesario trasladarse hasta una oficina para pedir el microcrédito. Se pide con rapidez, incluso desde un teléfono móvil.
• Es necesario contar con una buena trayectoria de pagos. Por ejemplo, no estar presente en un fichero de morosos. También, presentar el aval de pagos realizados a tiempo por préstamos anteriores.
• Se exige tener una garantía de pago. Lo común es demostrar que se tiene un ingreso regular, tal como un salario una pensión. También, ganancias frecuentes en un negocio o libre ejercicio de la profesión,

Insistimos en que el monto prestado no es muy alto. Es un crédito pequeño, que funciona para hacer compras o desembolsos de emergencia. Por ejemplo, para adquirir medicamentos en caso de enfermedad, pagar servicios, así como solventar cualquier inconveniente económico. No obstante, la cantidad monetaria es pequeña.

Diferencias dentro microcrédito y un crédito convencional

Veamos un ejemplo: un microcrédito no sirve para comprar una vivienda. Cuando se pide un crédito habitacional, el monto es muy elevado. Incluso, sucede que la entidad bancaria, muchas veces, no entrega el dinero directo a quien lo solicita. En el caso de la vivienda, el banco efectúa el pago por el inmueble. Además, el crédito otorgado se paga en lapsos extensos: 10, 20 y hasta 30 años.

En cambio, un microcrédito sirve para situaciones rápidas. Tal como sucede en la siguiente situación: una familia, luego de planear vacaciones, se percata durante el viaje que necesita comprar un repuesto para el vehículo. También, quizás deban comprar una prenda de vestir; o pagar una noche extra en la habitación del hotel. En semejantes circunstancias, se pide rápidamente un microcrédito. Este es un buen ejemplo para demostrar la comodidad de este trámite de prestamistas. El dinero se obtiene con celeridad y se solventa una eventualidad que tiene un precio módico.

¿Cuánto tiempo se tarda en entregar un microcrédito?

Ya hemos dicho que son rápidos, pero no inmediatos. Un microcrédito no equivale a tener una tarjeta de crédito. Los microcréditos tardan un tiempo prudencial. En general, el lapso en el cual se hacen efectivos ronda entre las 24 y 48 horas. Si se tardan más de ese tiempo, entonces pierden su utilidad. Un microcrédito tiene la ventaja de que se obtiene en poco tiempo.

Por otra parte, es necesario contar siempre con la documentación para solicitarlo. Lo más común es que se pidan cosas como:


• El DNI vigente.
• El comprobante de ingresos regulares.
• Un número de cuenta bancaria donde depositar el microcrédito.
• Un teléfono móvil de contacto (no uno fijo).
• Un correo electrónico.

No obstante, lo ideal es pedir microcréditos con regularidad. A medida que se piden, y se pagan a tiempo, la compañía prestamista gana confianza con sus clientes. Al ocurrir esto, el microcrédito se entrega con más rapidez. Además, ya la empresa cuenta en sus archivos con los documentos exigidos por este trámite.

¿Cuánto es el monto de un microcrédito?

Lo habitual es que el microcrédito no sobrepase los 300€. Además, quien lo recibe debe pagarlo también rápido. El plazo máximo de estos pagos es de dos semanas o un mes. No obstante, es frecuente que el pago se exija en cada quincena. Hay que recordar que la empresa prestamista exige un comprobante de ingresos regulares.

Finalmente, es necesario abonar un pequeño interés por el servicio. No es mucho el dinero extra que se debe abonar. A fin de cuentas, los prestamistas de microcréditos se interesan más por la cantidad de transacciones realizadas. Es decir, su verdadera ganancia depende de que los clientes pidan estos créditos pequeños de manera continua.