La D.O. Vinos de Madrid espera cosechar 10 millones de kilos de uva este año

La D.O. Vinos de Madrid espera cosechar 10 millones de kilos de uva este año

La Denominación de Origen (D.O.) Vinos de Madrid espera cosechar unos 10 millones de kilos de uva en la vendimia de este año, lo que supone 1 millón de kilos menos que en 2020.

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Madrid, Antonio Reguilón, explica que 2021 ha sido "un buen año" desde el punto de vista meteorológico porque ha habido "bastantes lluvias", pero en marzo o abril hubo unas heladas importantes que dañaron a las plantas antes de que empezaran a brotar las uvas en lugares como Navalcarnero o Arganda del Rey.

Reguilón indica que en 2020 se recogieron 11 millones de kilos de uva "en plena pandemia", ya que "no hubo dificultades para que la gente pudiera trabajar en el campo, con medidas de seguridad frente al coronavirus".

En 2019 hubo "una mala cosecha", de 9 millones de kilos de uva, por la sequía, por un incendio que comenzó en Almorox (Toledo) y que se extendió a los municipios de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos y por el granizo y las inundaciones que hubo en Arganda del Rey.

"Ha habido años en los que nos hemos aproximado a los 15 millones de kilos de uva, pero llevamos un tiempo con cosechas más bajas, en contraposición con la percepción que tiene la gente de los vinos de Madrid, que va en alza", sostiene.

La D.O. Vinos de Madrid batió sus propios récords con una facturación de 2,3 millones de euros en exportaciones y la venta de 4 millones de botellas en el año 2018.

Un 20 por ciento de la producción de la Denominación de Origen se exporta a Estados Unidos, Alemania, Suiza, China y Reino Unido.

"La clave del éxito es vender más botellas de vino y para alcanzar este objetivo hay que apostar por la calidad, mejorar la imagen de las botellas para atraer al consumidor y aumentar la implantación en los supermercados", señala Reguilón.

Para dar a conocer los vinos de Madrid, la Denominación de Origen ofrece formación a jóvenes camareros y sumilleres de restaurantes, a través de acuerdos con grandes chefs, con la Academia Madrileña de Gastronomía y con la Asociación Madrileña de Cocineros y Reposteros.

La vendimia comenzó en la Comunidad de Madrid a primeros de agosto, con la uva albillo real, una variedad blanca autóctona española, que se cultiva en San Martín de Valdeiglesias, Cadalso de los Vidrios y Cenicientos, y acabará a finales de octubre en la ribera del Tajuña, en Arganda del Rey, Morata de Tajuña y Colmenar de Oreja.

Todos los agricultores coinciden en señalar que las fechas de la vendimia se adelantan por las olas de calor que se producen en agosto y que aceleran el proceso de maduración de la uva.

Con la pandemia ha mejorado la percepción del trabajo al aire libre en el campo y ha crecido el número de habitantes en los pueblos de la región, debido a que muchos madrileños han decidido trasladarse de una ciudad a un entorno rural para evitar las aglomeraciones.

Reguilón confía en que los jóvenes vean una oportunidad laboral en el campo para mantener esta actividad tradicional en la Comunidad de Madrid.

"Los propietarios de viñedos son muy mayores y nos da miedo que no haya un relevo generacional", reconoce.

También expresa su preocupación por el abandono del campo y el arranque del viñedo para dedicar la tierra a otras actividades, al tiempo que insta a todas las administraciones a proteger el mundo del vino.

La Denominación de Origen Vinos de Madrid cuenta con más de 9.000 hectáreas de cultivo repartidas por 70 municipios divididos en cuatro subzonas: Arganda del Rey, Navalcarnero, San Martín de Valdeiglesias y El Molar.