La magia y la fortuna de los casinos online

La magia y la fortuna de los casinos online

Actualmente en la web hay una gran cantidad de páginas de casinos online.Resulta curioso que le invocación de la suerte sigue existiendo aún en escenarios tecnológicos. Sucede que los seres humanos han tenido siempre una fascinación por la fortuna. Desde los tiempos antiguos, incluso desde los siglos de las cavernas. Tal vez, incluso los neandertales sentían una fijación por la suerte. De hecho, ocurrían en el antiguo Egipto, con las pitonisas y oráculos de los griegos, con los dioses romanos, e incluso durante la cristiana Edad Media.

El gusto por la buena fortuna se mantiene. Más que un gusto, es una fascinación. Con el paso del tiempo, la visión racionalista del mundo ha hecho que la idea de la buena suerte parezca arcaica. Se considera que el trabajo y el talento son una solución, no invocar una buena fortuna. Sin embargo, los seres humanos siguen creyendo tácitamente en existencia de la suerte. La prueba es que aún persisten los juegos de envite y azar. Muchas personas presumen de su buena suerte, de que siempre tendrán resultados favorables.

En la antigua Grecia había una diosa para la suerte

Los dioses griegos más conocidos son: Zeus, Apolo, Afrodita, Hefestos, entre otros. Hay dioses para cada arquetipo y cuestiones del mundo. Por ejemplo, existe el famoso Dionisio; que es el dios del vino. Curiosamente, también existe una diosa cuya finalidad era la invocación de la suerte. No obstante, no es una deidad muy conocida. Digamos que no conformaba el jet set del Olimpo.

Esta diosa se llamaba Tike. Más que la buena suerte, era la personificación del destino. En otras palabras, para los antiguos griegos existía un buen o mal destino. Era muy venerada, ya que era la que aseguraba la prosperidad de una comunidad. Se consideraba que era la hija de la hermosa Afrodita junto con Hermes. Es decir, la combinación entre la diosa del amor y la belleza junto con la debilidad encargada de llevar los mensajes.

Podemos decir que Tike también era la personificación del azar. Ocurría que ella podía darle una excelente ventura a cualquier persona. El asunto es que lo hacía al azar. Además, siempre jugaba la pelota. En buena medida, ella decidía hacia dónde llevar la buena suerte, dependiendo de dónde quedó volteada esa pelota. Por extraño que parezca, no tenía un culto específico. En realidad, los griegos asumían que las bondades de Tike simplemente llegaban al azar. No había manera al invocarla.

Tike entre los romanos y la Edad Media

Curiosamente, los romanos sintieron mucha veneración por Tike. Los generales de Roma solían agradarla antes de hacer sus campañas militares. Los políticos, los cónsules y emperadores asumieron que esta diosa era quien los bañaba con la buena fortuna. Por eso, la gente le agradecía cada vez que lograba algo. Como vemos, la fortuna se mantuvo intacta durante los siglos de dominio romano.

Curiosamente, durante el medioevo esta diosa persistió. Pese al fuerte auge del cristianismo, la imagen de Tike se mantuvo en una mezcla de paganismo de una representación permitida. Sucede que la diosa Tike pasó a ser mostrada como una figura ciega, llevando una cornucopia en sus brazos.

En ocasiones, también lleva consigo un timón: lo cual era señal en rueda del destino y de la buena suerte.

La buena suerte en nuestros tiempos

Desde finales del siglo XX la tecnología se ha impuesto. La informática se ha convertido en algo cotidiano. Pese a tanto auge tecnológico, muchas personas siguen creyendo en que el viernes 13 es de mala suerte. También, no faltan algunos rituales para conseguir algún buen negocio. De algún modo, la idea de que existe la buena o la mala suerte es algo que perdura.

Incluso, este día se entremezcla con lo religioso. Curiosamente, se tiene un alto el volumen de descargas de las mejores apps y webs religiosas. Las personas siguen esperando que una suerte de bendición sobrenatural los ayude con la fortuna. A esto se añade algo más: no falta quien siga creyendo que un buen día puede sacarse un número de lotería. También, que en una jornada de naipes o de dados la fortuna le sonreía.

Es así como existe en nuestra época los casinos online. Pueden funcionar con conexión a ordenadores, o bien desde una app en un móvil. En dado caso, las personas tienen la esperanza de lograr algún premio. En caso de no conseguirlo, pasan un rato agradable y entretenido. Al fin de cuentas, estamos hablando de juegos y apuestas. Es decir, que hay un carácter lúdico en toda actividad.

Como vemos, la idea de la buena suerte se entremezcla con varias cosas: lo religioso, el juego y una luz de esperanza. Estos han sido sentimientos e ideas que se ha mantenido en la humanidad durante siglos. Incluso, ahora en esta época con tecnológica informática son cuestiones que siguen latentes.