Bustarviejo recuerda a su vecino Jorge M. Reverte y le dedica su biblioteca

Bustarviejo recuerda a su vecino Jorge M. Reverte y le dedica su biblioteca

La biblioteca de Bustarviejo llevará desde este sábado el nombre del periodista e historiador Jorge Martínez Reverte, fallecido el pasado mes de marzo, a quien este municipio de la sierra norte ha querido homenajear.

Historiador, novelista pero sobre todo periodista que ha "investigado la vida y la muerte", como le gustaba decir a él, Martínez Reverte fue autor de numerosos libros sobre la Guerra Civil y creador del personaje Julio Gálvez, periodista de ficción que protagonizó varias de sus novelas, algunas de las cuales fueron llevadas al cine.

Unido a Bustarviejo desde los años ochenta, Martínez Reverte escribió buena parte de sus obras en su casa de esta localidad que desde hoy le recordará con su biblioteca, como acordó el Ayuntamiento en un acuerdo aprobado el pasado mes de julio y promovido por un grupo de vecinos del pueblo y amigos del periodista.

La periodista Soledad Gallego-Díaz, encargada en el acto que se celebra esta tarde de hablar del Martínez Reverte periodista, le define como un "extraordinario investigador" que al igual que en su faceta de historiador "siempre buscaba la verdad de los hechos", según ha apuntado.

"Muy duro en la búsqueda de la verdad y muy delicado en el manejo de las personas", ha señalado la ex directora de El País, para quien es "muy fácil" que un periodista cuente la realidad de un país lejano que el lector no conoce, pero mucho más complicado es lo que hacía Martínez Reverte, contar la realidad de sitios cercanos como el barrio de Lavapiés.

Y con la misma honestidad, ha recordado, escribió el periodista el artículo "Una muerte digna" en el que relataba cómo ayudó a morir a su madre y por el que fue reconocido con el Premio Ortega y Gasset.

Sobre la faceta de historiador del homenajeado habla esta tarde José Álvarez Junco, quien ha comentado la "ventaja inmensa" que Martínez Reverte tenía sobre otros historiadores por su capacidad narrativa, que le permitía escribir con "vitalidad y agilidad" libros "no tan académicos que se leían muy bien y llegaban al meollo de las cosas".

Con este acto el nombre de Jorge Martínez Reverte quedará ya siempre ligado al pueblo de Bustarviejo, su "refugio en la naturaleza" como lo describe su mujer, la también periodista Mercedes Fonseca, y en el que en sus últimos años, cuenta, pudo disfrutar en paz con sus allegados.