Madrid vuelve a coger ritmo de trabajo

Madrid vuelve a coger ritmo de trabajo

Pese a que Madrid ha sido de las ciudades más activas en el último año y medio, este otoño se espera que vuelva a coger un ritmo de trabajo endiablado como está habituada gracias al número de compañías que han traído hasta la capital española su sede.

El volumen de trabajadores que se mueve por la capital es tal que el reto de este otoño será poner un transporte público que permita que la vuelta a la oficina que empieza a anunciarse, dejando el teletrabajo para exclusivamente algún día de la semana, cumpla con las expectativas y seguridad de una población vacunada ejemplar que está deseando volver a las rutinas prepandemia.

Eso también lleva consigo las reuniones. De la noche a la mañana las oficinas dejaron de acoger a los equipos de trabajo para programar reuniones detrás de pantallas. Pero eso va a dar paso de nuevo a la necesidad de volver al alquiler de salas de reuniones Madrid para poder cumplir con las nuevas dinámicas de equipo tanto a nivel local como en remoto con otras sucursales no solo en otras ciudades españolas sino a nivel internacional.

Es necesario volver a apostar por hacer equipo de forma presencial. A veces las oficinas no cuentan con espacios tan grandes como son recomendables con las nuevas directrices y restricciones, pero gracias a espacios habilitados en la capital y alrededores, que cuentan con todo tipo de tecnología para garantizar las conexiones, es posible juntar y hacer dinámicas de grupo tanto presenciales como en remoto” explican los organizadores.

5 retos desde RRHH

1- Volver a dar la sensación de pertenencia que se ha perdido o, mejor dicho, diluido, durante el tiempo de teletrabajo.

2- Volver a conectar a los equipos y departamentos para que el trabajo en grupo funcione lo suficientemente bien como para incrementar los resultados y generar nuevas sinergias de trabajo.

3- Generar desafíos y objetivos nuevos dignos de poner sobre la empresa nuevos retos de crecimiento, innovación, formación y, sobre todo, de conciliación.

4- Crear interrelaciones entre distintos departamentos para ganar en las dinámicas que faciliten los procesos dentro de la compañía.

5- Practicar una escucha activa de los equipos que han demostrado durante el peor momento estar a la altura. Ellos son quienes han detectado los cambios a marcar y conseguir.