El Rayo vuelve a Primera con el silencioso proyecto de Iraola

El Rayo vuelve a Primera con el silencioso proyecto de Iraola

Madrid, 9 ago.- Dos años después de su último descenso, el Rayo Vallecano regresa a Primera bajo la dirección de Andoni Iraola, que debutará en la máxima categoría como entrenador, y con la ilusión de un proyecto continuista en el que hasta el momento hay pocas caras nuevas.

El lateral derecho internacional albano Iván Balliu y los centrocampistas Randy Nteka y Pathé Ciss, son los únicos refuerzos del Rayo para el nuevo curso. El resto, dieciséis jugadores, siguen de la pasada campaña, entre ellos el lateral izquierdo Fran García, por el que el equipo vallecano ha hecho una gran apuesta fichándolo por dos millones de euros al Real Madrid.

La portería volverá a ser dueña del francés Luca Zidane y del macedonio Stole Dimitrievski, que jugó la Eurocopa. Las continuas rotaciones de Iraola la pasada campaña bajo palos y el buen nivel demostrado por ambos con sus actuaciones hace imprevisible saber quién comenzará el campeonato de titular.

En defensa, por primera vez desde hace tres temporadas, en el lateral derecho no estará el peruano Luis Advíncula, traspasado a Boca Juniors. En su lugar Iván Balliu, llegado del Almería, y el canterano Mario Hernández, que tendrá ficha del primer equipo.

La banda izquierda será para Fran García, por ahora sin recambio, y el centro de la zaga lo ocuparán Alejandro Catena y el internacional montenegrino Esteban Saveljich, a la espera de más incorporaciones.

Una línea por delante, en el mediocentro, Mario Suárez, Oscar Valentín y Santi Comesaña seguirán siendo los encargados de dar consistencia a una medular a la que se incorporan dos jugadores con músculo, uno ofensivo, el senegalés Pathé Ciss, y otro defensivo, el francés Pathé Ciss, ambos avalados por las últimas buenas temporadas realizadas en el Fuenlabrada.

En la mediapunta José Ángel Pozo y el argentino Oscar Trejo, los dos hombres más imaginativos de la plantilla, serán quiénes lideren el apartado ofensivo con un toque distintivo.

Por los extremos siguen tres caras conocidas, Isi Palazón, Álvaro García y el portugués Bebé. Los tres cuentan con la misma característica, el desborde, y, salvo Álvaro, pueden jugar a pierna cambiada por ambos costados.Andrés Martín y el franco-marroquí Yacine Qasmi tienen, de inicio, la responsabilidad del gol, mientras la dirección deportiva que encabeza David Cobeño busca un par de delanteros centro con un perfil muy claro. Por un lado un joven con ganas y hambre de reivindicarse en Primera y, por otro, un veterano que aporte experiencia y sepa que tendrá un papel más secundario.

A los mandos está Andoni Iraola, que, a sus 39 años, se convierte en el técnico más joven de la categoría. Tras colgar las botas como jugador y disputar 512 partidos oficiales con el Athletic Club de Bilbao, su trayectoria por los banquillos está siendo meteórica y plagada de éxitos tras ganar una Supercopa de Chipre con el AEK Larnaca en 2019, llevar al Mirandés a semifinales de la Copa del Rey en 2020 y ascender al Rayo a Primera en 2021.

Ahora, el técnico vasco, que se ha caracterizado por un liderazgo silencioso y de perfil bajo sin las estridencias mediáticas de su predecesor, Paco Jémez, tiene por delante el reto de lograr la permanencia en la máxima categoría con el Rayo, que vivirá la decimonovena temporada en Primera de su historia.El reto no es fácil porque el Rayo parte con uno de los presupuestos más bajos de la categoría, pese a multiplicarlo considerablemente con un ascenso que la afición no pudo celebrar en su estadio debido a las restricciones de la pandemia la pasada campaña.

Precisamente ese apoyo desde la grada de la afición rayista, que siempre es fiel y está muy entregada con el equipo, es uno de los aspectos que más preocupa a la directiva que preside Raúl Martín Presa, que aún no ha sacado los abonos pendiente de la evolución de las obras del estadio de Vallecas, que se están retrasando y podrían provocar que los primeros de local no se jueguen en Vallecas.

David Ramiro