fbpx

El arzobispo Carlos Osoro: "Educar no es un acto ideológico, es un acto de amor"

El arzobispo Carlos Osoro: "Educar no es un acto ideológico, es un acto de amor"

El cardenal arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Carlos Osoro, ha señalado que la educación "no es un acto ideológico" sino "un acto de amor".

"Educar es un acto de amor, no es un acto ideológico, y el amor se regala en gratuidad; educar es dar vida y es abrir a la vida a quienes tengo al lado, a todas las dimensiones de la vida, entre ellas, también la dimensión trascendente y no se puede prescindir de ella", ha subrayado Osoro en una entrevista en la cadena COPE, .

Por ello, ha detallado que se tiene que alcanzar un Pacto global por la educación, como pide el Papa, "un pacto que tiene que hacer toda la humanidad", un pacto "de una humanización verdadera y no de intereses de otro tipo".

Asimismo, el arzobispo ha destacado el papel "esencial" de la familia y de los abuelos, más aún durante la pandemia de la COVID-19. Según ha dicho, la familia es el lugar donde sus miembros no se valoran por sus "sueldos" sino porque "se quieren".

"La familia es el lugar donde más belleza adquiere el amor, allí no se ama por los sueldos que cobramos, se habla porque nos queremos, porque estamos dispuestos a dar la vida unos a los otros, la madre al padre, los padres a los hijos, se fragua una densidad tal que es esencial, cuando eso se pierde haremos otras cosas distintas", ha precisado.

Por otro lado, Osoro ha defendido que "la memoria es importante" porque "sin memoria a veces nos perdemos", pero ha añadido que la memoria "también invita a seguir adelante". En este sentido, ha recordado la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, que cumple 10 años, y que "marcó una dirección de actuar y vivir con los jóvenes".

En este contexto, ha apostado por una Iglesia "que ve, que escucha y actúa ante la sed de los hombres" y de los "jóvenes", que "a veces se encuentran vacíos". Por ejemplo, ha indicado que los niños de hoy "lo tienen todo" pero a lo mejor los adultos de alrededor no se dan cuenta de que "lo que les hace falta es cariño, afecto y seguridad".

Finalmente, el arzobispo ha abogado por "un pacto con la verdad", "un pacto con la libertad" para que las personas sean "libres pero con la soberanía del espíritu", y "un pacto de esperanza" porque, según ha dicho, se afrontan situaciones "difíciles".