Madrid Aloja dice la limitación de pisos turísticos eliminará 8 de cada 10

Madrid Aloja dice la limitación de pisos turísticos eliminará 8 de cada 10

Madrid, 30 jul.- La asociación Madrid Aloja, que dice gestionar casi una de cada cuatro viviendas de uso turístico en Madrid, considera que la decisión del Ayuntamiento de limitar los pisos turísticos a bajos y primeras plantas "supondría eliminar ocho de cada diez alojamientos que operan en la ciudad".

Así lo expresa la asociación después que el Ayuntamiento de Madrid aprobara el jueves el avance de la modificación de sus normas urbanísticas, que sólo permitirán la implantación de viviendas turísticas que se encuentren en las plantas baja o primera de un edificio y no estén encima de otra vivienda.

Según el Ayuntamiento, el objetivo de la reforma es "aflorar la actividad" que ahora se desarrolla al margen de la ley, pues el Consistorio estima que el 98 % de las alrededor de 14.000 viviendas turísticas de la capital (dato previo a la pandemia) son "ilegales".

Este viernes, la asociación Madrid Aloja dice en una nota de prensa que esta limitación tendrá un impacto directo en el crecimiento del PIB madrileño ya que pone en juego alrededor de 1.450 millones de los más de 1.800 millones de euros que esas viviendas inyectan, actuando además como dinamizador económico del comercio de proximidad.

A la espera de conocerse el documento, que estará sometido a consulta pública durante los próximos tres meses, la asociación considera que la exigencia de contar con la autorización de la Comunidad de Madrid y la licencia municipal "supone borrar de un plumazo los miles de pisos turísticos que operan desde hace ocho años y permite la entrada indiscriminada de nuevos actores cuyo saber hacer está por demostrar".

Madrid Aloja dice que es la primera interesada en regular el alquiler vacacional urbano pues ya en junio pasado expresó al consistorio una batería de medidas para devolver la seguridad jurídica al sector y garantizar la convivencia con los vecinos.

La asociación dice que "no se puede generalizar los casos aislados de mala convivencia vecinal y hacer que paguen justos por pecadores".

Su presidente, Adolfo Merás, dice que la retroactividad de la medida "sería una bomba de relojería para un sector económico clave para la región y para la proyección de Madrid como destino turístico de primer orden”.

La reforma impulsada por el Consistorio integra en su normativa urbanística el Plan Especial de Hospedaje (PEH) elaborado por el anterior Gobierno de Manuela Carmena (Ahora Madrid) y lo modifica en algunos puntos que, según el Ayuntamiento, eran imposibles de cumplir o controlar, abocando a esta actividad a la clandestinidad.

Por ejemplo, se suprimen la obligatoriedad de que los alojamientos cuenten con un acceso independiente y la fijación de un límite de días de uso al año a partir del cual se exigía licencia como actividad terciaria de hospedaje.

Sí se mantiene, en cambio, el diseño de anillos concéntricos zonales con diferentes limitaciones en función de la saturación de alojamientos.

Junto con esta normativa urbanística, el Gobierno de José Luis Martínez-Almeida trabaja en la creación de una ordenanza que regule los aspectos relativos a la actividad económica propiamente dicha, como ruidos, olores, requisitos burocráticos o régimen de inspecciones. EFE

jnr/amc