Los pisos turísticos sólo podrán ocupar las plantas bajas o primeras y las terrazas no computarán en edificabilidad

Los pisos turísticos sólo podrán ocupar las plantas bajas o primeras y las terrazas no computarán en edificabilidad

La Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid ha aprobado este jueves el avance de la modificación de las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana de 1997 (PGOUM), donde se contempla que los pisos turísticos solo puedan ocupar en la capital las plantas bajas o primeras de los edificios.

El objetivo de esta modificación es "mejorar y adaptar" las normas a la sociedad actual. Con el objetivo de favorecer la participación de la sociedad civil a través de la presentación de propuestas, arranca ahora un proceso de información pública de tres meses.

Con esta modificación, por un lado, se simplifica y clarifica la normativa existente para evitar disparidad de criterios y de interpretación y, por otro, también se eliminan trámites que representan costes y plazos innecesarios.

Así, respecto a las viviendas de uso turístico se permitirá su implantación en planta baja y primera, siempre que no existan viviendas en plantas inferiores. Y se simplifica y aclara la regulación del uso terciario en su clase hospedaje para toda la ciudad.

Ahora las terrazas no computarán en edificabilidad y tampoco lo harán los cuartos de instalaciones en plantas de piso, dejando la cubierta o terrazas abiertas para otros usos, lo que favorece que las azoteas de los edificios sean transitables y utilizables. Además, se va a permitir que los miradores dispongan de elementos de protección solar como persianas, y que los trasteros en planta baja no computen en edificabilidad.

Las normas introducen el concepto de 'factor verde' para incentivar que se hagan edificios más sostenibles y eficientes. Así, cuanto más verde sea un edificio más superficie se le permite. No computarán en edificabilidad elementos de mejora de la eficiencia energética y tampoco computarán los cuartos para guardar vehículos de movilidad sostenible como las bicicletas. Se permiten los espacios libres de parcela ajardinados con plantas ornamentales y cubiertas y fachadas ajardinadas que contribuyen al confort térmico y bioclimático, así como balcones y balconadas.

Se permite la transformación de local a vivienda con "unas reglas claras y unas condiciones concretas de confort, seguridad y accesibilidad". Las escaleras adicionales que se deban realizar por la normativa de protección contra incendios no computan edificabilidad. Tampoco lo harán las torres de ascensores en los espacios libres de parcela.

Por otra parte, las normas introducen el coliving como una categoría de residencia comunitaria y se permite el cohousing como una categoría de vivienda colectiva. Se eliminan las directrices por las que las viviendas debían tener particiones obligatorias, salvo el baño, para atender las distintas necesidades vitales. Y se posibilitará que en suelos dotacionales se pueda hacer vivienda pública de carácter social.