Continúan aumentando el caudal de denuncias falsas que llegan a los Juzgados

Continúan aumentando el caudal de denuncias falsas que llegan a los Juzgados

La herramienta Veripol predice en un 90% si una denuncia es verdadera o falsa

“La Policía Nacional de Huelva detecta un incremento de denuncias falsas para cobrar seguros”, “Boom de denuncias falsas en Manacor” “Archivado un caso de denuncia falsa contra una joven que fingió el robo de su Iphone” son algunos de los titulares que podemos encontrar rápidamente en la prensa donde se da buena cuenta del alarmante repunte de denuncias falsas en nuestro país, siendo el fraude a los seguros el principal motivo que obliga a actuar a las autoridades.

Has leído bien, si incurren en interponer una denuncia falsa es muy probable que acabes imputado en un procedimiento de simulación de delito y estafa, en base al artículo 456 del Código Penal, que recoge este hecho punible: “Los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirían infracción penal, si esta imputación se hiciera ante funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación (...)” y necesitando contratar los servicios de un abogado penalista, una realidad que conocen muy bien en Ospina Abogados, calificado como uno de los mejores despachos penalistas de la actualidad, donde en lo que va de año han asistido con éxito un importante número de procedimientos por este motivo como el que ha asistido recientemente la abogada penalista Beatriz Uriarte. 

Archivo y sobreseimiento de un caso de simulación de delito tras inventarse un robo al bajar del autobús

El 11 de mayo de 2021 se personaba una mujer en las dependencias de la Comisaría de Policía Nacional de Madrid-Moncloa-Aravaca para denunciar que en la mañana de ese mismo día había sido víctima de un robo en el momento de bajarse del autobús, cuando según el relato de la denunciante, un varón le agarró por la espalda y le dijo en voz baja que no se moviese para posteriormente llevarse los efectos de su bolso, entre los que se encontraba un móvil de alta gama. 

Dos días después la propia mujer al ser requerida por la policía decidió no ratificarse en los hechos denunciados, y confesar a los agentes de la Policía Nacional que realmente lo que había sucedido es que ese día, estando de compras por Madrid y mientras se probaba ropa en una tienda, se percató que no tenía su bolso.

Ante esta situación los agentes procedieron a la detención de la mujer, remitiendo el atestado al Juzgado de Guardia por si los hechos fuesen constitutivos de un delito de simulación de delito e incluso de estafa.

La defensa recayó sobre la abogada penalista, especialista en delitos de violencia de género y de denuncia falsa y simulación de delito, Beatriz Uriarte Arreba, quien planteó la voluntariedad de la investigada en confesar la verdad y alegó que la primera denuncia fue realizada simplemente porque estaba muy nerviosa, recordando que nunca dio parte al seguro de su teléfono móvil ni cobró ninguna indemnización. Todo ello hizo que la letrada interpusiera ante el juzgado de instrucción 31 de Madrid un escrito solicitando el archivo y sobreseimiento del caso ya que no generó ninguna actuación judicial. “Es preciso recordar que la incoación del atestado policial no equivale a actuaciones procesales. Y si la retractación de la denunciante impide que llegue a incoarse un procedimiento penal de carácter judicial, tendrá lugar la exención penal por desistimiento activo” defendió la abogada penalista. Una exposición con la que estuvo de acuerdo el Juzgado que decretó el sobreseimiento provisional de las actuaciones.

VeriPol, el polígrafo de “inteligencia artificial” de la policía

La aplicación informática Veripol es una herramienta esencial para los investigadores, consiguiendo una predicción en más de un 90 por ciento de efectividad si una denuncia es verdadera o falsa, obteniendo mucha fiabilidad. El sistema de inteligencia artificial con el que detectar denuncias falsas, está desplegado en todas las comisarías españolas desde 2018 y detecta las combinaciones de palabras más comunes cuando se miente a un policía.

Entre las palabras que predominan en las denuncias falsas están los “tirones” desde “atrás” o por la “espalda”, de la “mochila” o “bolso”, efectuados por un agresor con “casco” o vestido de “negro”. Las descripciones no se centran normalmente en los hechos, sino en los objetos sustraídos y su valor. El sistema cuenta con un 91% de acierto.

Las denuncias falsas van en aumento

Si bien es cierto que esta tipología delictiva se alinea en no pocas ocasiones con un perfil joven, y muy vinculado a la interposición de denuncias falsas con el objetivo de estafar a las compañías aseguradoras de teléfonos móviles de alta gama con el objetivo de obtener indemnizaciones, se está experimentando un aumento en otros sectores como el automovilístico o el domiciliario, donde se denuncian inexistentes robos de coches o asaltos a viviendas que nunca se han producido.

Responsabilidad penal

El delito por denuncia falsa se recoge en el Título XX (Delitos contra la Administración de Justicia), Capítulo V (de la acusación y denuncia falsas y de la simulación de delitos), artículo 456 del Código Penal, donde se recoge la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave. Pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave. Pena de multa de tres a seis meses, si se imputara un delito leve. 

Por ello con independencia de la responsabilidad penal en la que se puede incurrir por la comisión de este tipo de hechos delictivos, es importante saber ante la gravedad de los hechos que nos enfrentamos, y la necesidad de contar con un abogado penalista si somos acusados de un delito por denuncia falsa.