Villacís recalca que el Ayuntamiento no revertirá Madrid Central

Villacís recalca que el Ayuntamiento no revertirá Madrid Central

La vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís (Cs), ha subrayado este jueves que el Ayuntamiento no revertirá Madrid Central en su nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, que contempla renombrar la zona de bajas emisiones e introducir cambios, como flexibilizar la entrada de comerciantes.

"Madrid no será la primera ciudad de Europa en revertir una zona de bajas emisiones", ha escrito Villacís en Twitter en respuesta a una información de 'El Mundo' según la cual Vox exige, como condición para respaldar la ordenanza, levantar las restricciones de entrada al centro y activarlas sólo durante los episodios de alta contaminación.

La concejala de Vox Arantxa Cabello había avisado esta misma semana de que, si sale adelante la nueva Ordenanza de Movilidad de Sostenible, será "con el apoyo de la izquierda", porque el de Vox "desde luego que no lo van a tener", ya que este partido considera la norma "un salto al vacío".

Por otro lado, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, la delegada municipal de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero (PP), ha subrayado que el Ejecutivo "está dispuesto a hablar con todos los grupos y a alcanzar el máximo consenso posible con todos".

García Romero ha recordado que todavía se están recibiendo las alegaciones al texto, que suman ya unas 6.000, y que una vez se tramiten se aprobará la ordenanza "con carácter inicial" en la Junta de Gobierno, "desconociendo actualmente cuándo podría producirse" la aprobación definitiva en el pleno.

La nueva ordenanza, cuyo anteproyecto fue aprobado en Junta de Gobierno el pasado 27 de mayo, introduce la figura de la Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección (ZBEDEP), una de las cuales será el distrito de Centro, manteniendo el mismo perímetro que Madrid Central y con varias novedades, como equiparar a los 15.000 comerciantes de la zona con los residentes.

El Gobierno de José Luis Martínez-Almeida confiaba en aprobar la ordenanza en el transcurso de este mes, antes de verse obligado a ejecutar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que anula Madrid Central por los defectos formales de la ordenanza de la exalcaldesa Manuela Carmena.

Sin embargo, Almeida podría enfrentarse a una negociación más costosa de lo previsto, puesto que los partidos del Gobierno suman 26 de los 57 concejales del Ayuntamiento (15 del PP y 11 de Cs), a tres de la mayoría absoluta, y durante el actual mandato han sido los 4 ediles de Vox los que habitualmente han posibilitado que salieran adelante los principales proyectos del Ejecutivo.

Sin el apoyo de Vox, Almeida necesitaría el respaldo o la abstención de Más Madrid (19 ediles) o el PSOE (8), aunque también podrían entrar en la ecuación los cuatro concejales de Más Madrid que se salieron de la disciplina del grupo municipal.

Estos cuatro ediles, agrupados bajo la marca Recupera Madrid, han expresado su disposición a negociar con el Gobierno su posible apoyo a la nueva ordenanza, aunque exigirían que Madrid Central se mantenga "tal y como fue planteado".