El empresario Ulibarri se suma a otros acusados y confiesa en la trama Gúrtel de Boadilla

El empresario Ulibarri se suma a otros acusados y confiesa en la trama Gúrtel de Boadilla

El empresario José Luis Ulibarri, implicado en varias causas judiciales de corrupción, se ha sumado a otros acusados por la actuación de la trama Gürtel en Boadilla del Monte que han admitido su participación en los hechos y ha reconocido la comisión de cinco delitos.

Varios acusados de esta pieza del caso Gürtel, que comenzará a juzgarse a partir de septiembre, han presentado en los últimos meses escritos donde reconocen su participación en la trama y aceptan ser condenados por ello, como el considerado líder de la red, Francisco Correa; su número dos, Pablo Crespo; o el vicepresidente de la empresa Teconsa José Luis Martínez Parra.

El último de ellos ha sido el constructor burgalés José Luis Ulibarri, implicado en otros procedimientos judiciales como Enredadera o Púnica, que ha presentado un escrito, adelantado por El País y al que ha tenido acceso Efe, en el que se muestra conforme a ser condenado a 19 meses de prisión por su actuación en la trama. La Fiscalía pide para él siete años de cárcel.

Admite su responsabilidad en unos hechos constitutivos de un delito contra la Hacienda Pública, otro de prevaricación, fraude a la administración, tráfico de influencias y falsedad en documento mercantil, por los que también acepta una condena de cinco años y medio de inhabilitación y 41.200 euros de multa.

En su escrito, en el que pide las atenuantes muy cualificadas de confesión y reparación del daño, se muestra conforme con la acusación de la Fiscalía en relación a la adjudicación a la sociedad UFC S.A. -gestionada por él- de una parcela en el municipio madrileño de Boadilla del Monte y también en relación a la cuota de IVA defraudada en 2006 por dicha empresa que, subraya, ya fue consignada en la cuenta del juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que investigó este caso.

El anterior magistrado que dirigía este juzgado, José de la Mata, expuso en el auto donde envío a todos los procesados a juicio que en 2005 la trama Gürtel "habría beneficiado desde el Ayuntamiento" de Boadilla, dirigido por el acusado Arturo González Panero, el Albondiguilla -quien aún no ha suscrito ningún escrito de conformidad-, a la empresa gestionada por Ulibarri con dicha adjudicación del Plan de Ordenación Urbana del municipio.

Se generó un perjuicio para el consistorio de más de cuatro millones de euros, según el juez, que calculó que la comisión pactada entre Ulibarri y el grupo de Correa "ascendió a 1.000.000€".

Por los contratos de la trama Gürtel en Boadilla, la Fiscalía solicita penas de 76 años y 7 meses para Correa; 64 años y 7 meses para Crespo; 40 años y 9 meses para Arturo González Panero, el Albondiguilla (40 años y 9 meses); 2 y medio para su sucesor, Juan Jesús Siguero; y 23 años y medio para el exdiputado del PP Alfonso Bosch, entre otros acusados.

Según el ministerio fiscal, la red pagó a los políticos del PP, en forma de regalos o dinero, a cambio de interceder en adjudicaciones públicas de Boadilla, llegando la trama a dirigir en la práctica toda la contratación pública en el municipio.