España considera los fondos europeos una oportunidad histórica para el turismo

España considera los fondos europeos una oportunidad histórica para el turismo

Los fondos europeos del programa Next Generation de la Unión Europea son una oportunidad histórica para transformar el turismo en España, a los que se destinarán 3.400 millones de euros (unos 4.000 millones de dólares) a través de un Plan de Recuperación.

Así lo expresó este lunes la ministra española de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante su intervención en el sexto foro del ciclo "Fondos Europeos, las claves para la recuperación", en este caso dedicado al turismo.

Durante su intervención, la ministra desglosó las medidas recogidas en el Plan para reactivar y modernizar el sector tras la pandemia de COVID-19, en lo que definió como "la actuación pública más ambiciosa de la historia de este país".

Maroto destacó que el proceso de vacunación en España, que alcanza ya a 21 millones de personas con la pauta completa (44,3 % de a población), es el gran aliado para la vuelta del turismo extranjero y la recuperación de las cifras previas a la pandemia.

El Gobierno español se puso como meta que el 70 % de la población esté vacunado al final del verano.

En una mesa redonda posterior, representantes del sector apelaron a que esos fondos sirvan para diseñar un "proyecto país" que permita configurar un modelo nuevo porque el turista es un bien escaso y España puede perder su posición de liderazgo si no consigue acetar con las apetencias del turista del siglo XXI.

Así lo señalaron la vicepresidenta de Iberostar, Gloria Fluxà; el vicepresidente ejecutivo de Exceltur (asociacion que agrupa a las principales empresas del sector), José Luis Zoreda, y el socio responsable del sector Turismo de KPMG, Luis Buzzi, en un encuentro moderado por la directora de Economía, Emilia Pérez.

España, con 83,7 millones de turistas en 2019, el año anterior a la pandemia, es el segundo país del mundo como receptor de turistas y el sector representó en 12,4 % del PIB ese año.

El plan de recuperación contempla, entre otras actuaciones, la inversión en destinos turísticos, tanto los maduros (sol y playa) como otros emergentes, la regeneración de los litorales, mejoras en infraestructuras y consolidar la calidad de la oferta de alojamientos.

Además incluye la inversión en productos nuevos, como el turismo cultural y de patrimonio, el de naturaleza, el cultural o el gastronómico para contribuir a desestacionalizar el turismo y a potenciar la marca España.