Madrid despliega 148 agentes de movilidad para vigilar la contaminación

Madrid despliega 148 agentes de movilidad para vigilar la contaminación

El Ayuntamiento de Madrid ha desplegado 148 agentes de movilidad que, a partir de este lunes, se encargarán de vigilar en las horas punta las emisiones de los vehículos que circulen por zonas cuya contaminación es especialmente alta, como Plaza Elíptica.

"Me parece una buena forma de empezar a concienciarnos de la contaminación de los coches, así que estoy a favor", ha señalado a Efe Martín, uno de los conductores que han sido detenidos en Plaza Elíptica por los agentes en este primer día de funcionamiento.

El concejal de Medioambiente y Movilidad, Borja Carabante (PP), ha estado supervisando la labor del grupo de agentes desplegado en esta zona.

"El objetivo de este tipo de medidas es doble: dar cumplimiento a la ordenanza y concienciar a los ciudadanos de la necesidad de contribuir a mejorar la calidad del aire", ha asegurado a los medios de comunicación.

Carabante también ha recordado que el Gobierno municipal cerró el pasado martes el plazo de alegaciones de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, que se aprobará en los próximos meses, y que prevé la creación de más zonas de bajas emisiones a lo largo de la ciudad, entre otras medidas.

El artículo 30 de la Ordenanza de Calidad del Aire y Sostenibilidad, aprobada por el pleno el pasado mes de marzo, prevé que efectivos municipales puedan controlar y detener durante unos minutos a vehículos que emitan más gases contaminantes de los habituales por su tubo de escape.

Los agentes de movilidad solicitarán a estos conductores que acudan a realizar una Inspección Técnica de su vehículo (ITV) en un plazo máximo de un mes, con el fin de conocer los niveles reales de contaminación del aparato y subsanar los posibles fallos lo antes posible.

Si no lo hacen, el Ayuntamiento prevé sanciones de entre 750 y 3.000 euros si, llegado el caso, el propietario se niega o se resiste a hacerlo, tal y como señala el artículo 53 de la ordenanza.

Asimismo, en los casos más graves, los agentes podrán incluso inmovilizar temporalmente al vehículo si supera los niveles máximos de emisiones durante episodios de alta contaminación o si se dificulta la visibilidad a otros conductores.

Si se llega a la situación de que el vehículo es trasladado al depósito municipal, el propietario podrá recuperarlo si suscribe un documento donde se compromete a la repararlo y a no circular con él hasta que la ITV sea favorable.

Adicionalmente, el Consistorio presentó el pasado 8 de junio un proyecto piloto en la calle Prim que consta de un radar automático de emisiones que detecta al instante los niveles de contaminación de vehículos y, al igual que los agentes, notifica al conductor por correo ordinario que debe pasar la ITV en el plazo establecido.