Los jóvenes y las personas solas, más proclives a la depresión en la pandemia

Los jóvenes y las personas solas, más proclives a la depresión en la pandemia

Los jóvenes y las personas que ya antes se sentían solas fueron durante la primera ola de la pandemia y en el confinamiento las más proclives a la depresión, según ha concluido un equipo de investigadores españoles.

El trabajo lo han realizado investigadores del Centro de Investigación en Red de salud Mental (CIBERSAM) y del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), que han analizado los factores asociados a la aparición de depresión y la idea del suicidio durante el confinamiento domiciliario que tuvo lugar durante la primera ola.

El estudio, cuyas conclusiones se han publicado en Epidemiology and Psychiatric Sciences, ha analizado los datos de más de 1.000 adultos de las provincias de Madrid y Barcelona.

Según han informado hoy el CIBERSAM y la Universidad, a diferencia de otros trabajos, en este se utilizó un muestreo representativo de la población y se llevó a cabo una entrevista presencial en el hogar de los participantes meses antes del confinamiento y, posteriormente, se realizó una entrevista telefónica entre mayo y junio de 2020.

“Las personas más jóvenes, así como aquellas que se sentían solas antes de la pandemia, mostraron mayor riesgo de sufrir depresión durante el confinamiento”, ha explicado José Luis Ayuso-Mateos, primer firmante del estudio y jefe de grupo del CIBERSAM en la Universidad Autónoma.

Por su parte, la resiliencia y el apoyo social percibido ejercieron un papel protector frente a estos problemas de salud mental, ha precisado el investigador, quien ha señalado que no se observó un aumento significativo en el porcentaje total de personas con depresión e "ideación suicida" durante el confinamiento.

Ante una situación sin precedentes, las primeras reacciones emocionales pueden ser sentimientos de miedo, ira o tristeza que no impliquen necesariamente un trastorno mental, han informado los centros de investigación en una nota difundida hoy.

De hecho, otros estudios también han encontrado una estabilización o disminución de los problemas de salud mental durante la primera fase de la pandemia, lo que está en línea con la capacidad de adaptación de las personas ante eventos vitales estresantes.

A pesar de eso, los investigadores ha incidido en que hay que tener en cuenta que estos resultados hacen referencia a la primera ola de la pandemia y se prevé que el impacto sobre la salud mental pueda aparecer más a largo plazo, especialmente en los grupos más vulnerables.

Según han destacado las investigadoras del CIBERSAM Marta Miret y Elvira Lara, estos hallazgos refuerzan la necesidad de aplicar medidas de prevención e intervención sobre la salud mental durante y después de la pandemia en personas vulnerables, así como de investigar el impacto de las medidas preventivas para evitar el contagio de COVID-19 en la salud mental de la población española en el medio y largo plazo. EFE

rc/cdp