Vox asegura que el Gobierno madrileño del PP y Cs "no da confianza"

Vox asegura que el Gobierno madrileño del PP y Cs "no da confianza"

Madrid, 30 jun.- El portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, ha asegurado hoy en el debate sobre el estado de la ciudad que los madrileños viven con “incertidumbre e inseguridad” por la pandemia del coronavirus y el paro y porque están gobernados por un equipo de PP y Cs “que no da confianza” y en el que “continuamente se corrigen unos a otros”.

“El Gobierno de PP y Cs, más que uña y carne, es uña clavada en carne”, ha ironizado Smith en su discurso, en el que ha mencionado que los madrileños tienen la duda de si al Gobierno de Madrid le pasará como al de la región, con una “puñalada trapera por detrás”, o si sufrirá la “inestabilidad” de Andalucía.

En este sentido, ha afeado que cada vez que un partido del Ejecutivo dice alguna cosa “rápido sale la otra mitad para replicar lo contrario”, como asegura que ha pasado con el debate en torno a la bandera LGTBI.

“Unidad, lo que se dice unidad y confianza interna, no les voy a engañar, no se ve”, ha dicho el portavoz de Vox en este balance del mandato municipal.

Smith ha celebrado, no obstante, que la unión de José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís haya supuesto un “muro de contención” ante la izquierda, aunque ha lamentado que “todavía no hayan sacado del Ayuntamiento las políticas que inició la extrema izquierda”.

Ello ha provocado, a su juicio, que tras la pandemia de la COVID-19 y con un 12 por ciento de paro la ciudad siga sufriendo “graves problemas” en Empleo que afectan a sectores como la hostelería, el pequeño comercio o el taxi; y viva con "gran incertidumbre e inseguridad" por “la ocupación de inmuebles, los menores extranjeros no acompañados, las bandas latinas o el top manta”.

También ha reprobado algunas de las actuaciones del Gobierno municipal en estos últimos meses, como que no se haya retirado el mural feminista “y de propaganda de extrema izquierda y terrorista” de Ciudad Lineal, que no se hayan colocado las prometidas placas en recuerdo de las víctimas del terrorismo, que no se den ayudas a las mujeres embarazadas “para que no tengan que abortar”, o que el Ayuntamiento siga apostando por denunciar la violencia machista y no la “intrafamiliar”.

Entre las peticiones que el partido sigue poniendo encima de la mesa ha destacado Smith las ayudas a escolares que no llegan a final de mes, la “defensa del empleo” y la rebaja fiscal y “terminar con las subvenciones a chiringuitos”.

Smith también ha dedicado unas palabras a la sustitución de Madrid Central por la figura de la Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección (ZBEDEP), acusando a Almeida de “cambiarle el nombre y dar 360 vueltas para que finalmente se quede en el mismo punto”; ante lo que ha exigido que Madrid “acabe con las restricciones, las multas y la ineficacia” en torno a la contaminación.

El líder de Vox en la capital ha concluido apuntando que su partido es “imprescindible y necesario, y lo va a seguir siendo” para que Madrid sea “más libre, más seguro, más próspero, es decir, que tenga menos políticas de izquierdas”, porque “la izquierda está en retroceso, ya no vende, no engaña a nadie”.

Después, en su turno de réplica, Ortega Smith ha utilizado en algunos momentos un tono más jocoso para contestar tanto a la derecha como a la izquierda.

Así, por ejemplo, ha dicho a Andrea Levy (PP) que "solo le falta decir" que Almeida es "el alcalde del mundo mundial", tras reivindicar la figura del regidor como "alcalde de España", o a Rita Maestre (Más Madrid) le ha dicho que "nos tenía muy preocupados" porque no ha sido hasta el final de su intervención cuando ha empezado a hablar sobre extrema derecha.

Y a Villacís, a quien ha llamado en un momento "vicealmeida" en lugar de vicealcaldesa, le ha dicho "solo le ha faltado dar un salto" proclamando que es liberal.

"Claro, de repente digo yo, a ver cuánto le dura este ataque de fiebre liberal. La señora Villacís, hasta hace nada, tenía un partido que en sus estatutos era socialdemócrata. O sea, que a lo mejor dentro de año y medio, dos años, se vuelve usted facha y tenemos que admitirla en Vox (...). Bueno, si sale usted viva del tropezón que se puede pegar con la bandera (LGTB) esa que está confeccionando de seis kilómetros y medio", ha lanzado Ortega Smith.