¿Se beneficiaría tu negocio de una empacadora?

¿Se beneficiaría tu negocio de una empacadora?

En cualquier negocio, es imprescindible llevar a cabo una gestión correcta de los residuos producidos en sus actividades, sobre todo cuando hablamos del sector industrial.

Para conseguirlo, muchas empresas industriales optan comprar una compactadora de residuos. Esta maquinaria permite procesar los desechos de una empresa con eficiencia, ya que posibilita el manejo de grandes volúmenes.

Factores a considerar

Lo primero que debes hacer es verificar la cantidad de residuos que produce tu empresa y la eficiencia actual en su gestión. No hay una cantidad estándar a partir de la cual merezca la pena hacerse con una compactadora. La regla de oro es que si tus contenedores suelen estar repletos, incluso más allá de sus límites o tienes que proceder a su vaciado demasiadas veces al día, es momento de pensar en la necesidad de adquirir de una compactadora.

Estas máquinas se adaptan a tus necesidades y al nivel de producción de la empresa, por lo que podrás adquirir una compactadora adecuada a la cantidad de residuos generados.

Beneficios

Con los residuos compactados ahorras espacio de almacenaje, por lo que tu contenedor estará menos saturado, aún con la misma cantidad de desechos. Esto tiene un plus estético para la empresa, ya que un contenedor desbordado transmite una impresión negativa y poco profesional.

Otro factor a considerar es el tiempo que puedes ahorrar: Los empleados de la empresa podrán dedicarse a otras labores, pues la empacadora automatiza el proceso de compactado de los residuos, facilitando su almacenaje y movilización.

Además, no verás residuos esparcidos accidentalmente en las áreas de tu empresa, ya que los mismos estarán prensados y listos para desechar sin dejar rastros. Las áreas de trabajo estarán menos congestionadas, por lo que no se entorpecerán los movimientos que realicen tus empleados en sus rutinas diarias. El orden también mejorará la moral y clima laboral, ya que los trabajadores estarán más cómodos durante su jornada. Además, evitarás posibles accidentes, causados por residuos mal ubicados dentro de tu empresa.

Las condiciones laborales también pueden mejorar. Con los residuos compactados, existen menos probabilidades de que se acerquen insectos u otros animales que puedan causar afecciones en la salud de los empleados, o simplemente molestar y entorpecer sus actividades.

Mucho más que compactar

Tras seleccionar los materiales que se pueden reutilizar, es recomendable separar los desechos y compactarlos correctamente clasificados. De esta manera, podrás dirigirlos al mercado de materias primas secundarias, lo que se traduce en ingresos extra para tu empresa.

No olvidemos el factor ecológico. La correcta gestión de los residuos facilita el reciclaje de las materias primas, y así se logra evitar que materiales inorgánicos acaben en los vertederos destinados para desechos biodegradables. El trabajo de las empresas de reciclaje se agilizará, haciendo que las materias primas recicladas circulen más rápido y, por lo tanto, reduciendo considerablemente la explotación de recursos. Sin duda, es una forma óptima de minimizar el impacto ambiental y convertir a tu empresa en una auténtica ecofriendly.

Por último, tenemos el hecho de que será más fácil cumplir con las políticas de gestión y separación de desechos locales, regionales y nacionales, evitar sanciones y quizá reducir tasas e impuestos.