La vuelta del comprador extranjero encarece un 3 % la vivienda de lujo en Madrid

La vuelta del comprador extranjero encarece un 3 % la vivienda de lujo en Madrid

El regreso del comprador extranjero de vivienda de lujo en Madrid, que ya acapara el 40 % de la demanda a pocos días de que finalice el primer semestre, ha incrementado los precios un 3 % respecto al mismo periodo de 2020, con latinoamericanos, asiáticos y estadounidenses a la cabeza.

Según un estudio de la inmobiliaria Barnes Madrid, la demanda nacional supuso en 2020 el 80 % de las operaciones de compraventa con un presupuesto de entre 500.000 euros a un millón.

La recuperación del mercado ha situando en junio el precio medio del residencial de lujo en los 6.700 euros el metro cuadrado en inmuebles de segunda mano y en los 9.300 en la obra nueva.

En Recoletos y en la zona de Los Jerónimos algunas viviendas de obra nueva alcanzan los 14.000 euros por metro cuadrado.

Las más solicitadas siguen siendo casas de unos 150 metros, tres habitaciones, dos baños y zonas exteriores ubicadas en los distritos de Salamanca, Chamberí, Retiro y Centro.

En el mercado de alquiler de lujo las zonas céntricas también son las más demandadas, una tendencia que tomó forma durante la pandemia por su versatilidad y seguridad y que continuará en 2021, según el informe, que señala que la apertura de fronteras está incrementando de manera notable el número de operaciones de alquiler de lujo a altos ejecutivos y nómadas digitales.

Las previsiones de Barnes indican que el precio del alquiler ya ha alcanzado los 3.150 euros al mes en pisos de 150 metros cuadrados y hasta los 7.350 euros al mes en chalés de 350 metros.

Eduardo Crisenti, socio director de Barnes Madrid, explica que, aunque el comprador nacional ha sido el que ha mantenido la actividad en el mercado inmobiliario madrileño, la demanda internacional tiene un peso muy destacado en la alta gama, especialmente en el mercado de superlujo, por encima de los tres millones de euros.

Este tipo de producto, que no abunda en la ciudad, no encuentra apenas demanda en el comprador nacional, por lo que son los extranjeros los que mayoritariamente acaban invirtiendo en obra nueva prime o chalés en zonas algo más periféricas.