Maribel Pérez y Sergio López vuelan en la recta de Getafe

Maribel Pérez y Sergio López vuelan en la recta de Getafe

La sevillana Maribel Pérez y el murciano Sergio López aprovecharon la dureza de la pista de Getafe para erigirse en reyes españoles del esprint puro con marcas respectivas de 11.29 -récord de los campeonatos- y 10.37 en la final de 100 metros de los campeonatos de España.

López, que venía de proclamarse campeón de España sub-23 con 10.36 en Nerja, necesitó aquí una centésima menos para hacerse con el título absoluto, con viento frontal de -1,4 metros. Con la misma marca terminó segundo Alberto Calero, que precedió a Álvaro de las Heras (10.43) y al defensor del título, Pablo Montalvo (10.45). Los siete primeros bajaron de 10.50.

La dureza de la pista del polideportivo Juan de la Cierva, muy criticada por los cuatrocentistas, volvió a obrar prodigios en el esprint puro, porque a continuación, con viento contrario de -0,6, Maribel Pérez, campeona en 2018, se exhibió en un duelo con Paula Sevilla, vencedora las dos últimas ediciones, que acreditó 11.42. Aitana Rodrigo las acompañó en el podio con 11.57.

Las semifinales de 1.500 echaron en falta a dos grandes, el sevillano Kevin López -actual campeón- y el burgalés Jesús Gómez, lesionados, y confirmaron el buen momento de Ignacio Fontes, que ganó de largo la primera serie con 3:51.02. "Hoy era un trámite, pero siempre hay nervios, y mis rivales son muy buenos", dijo.

De vuelta al grupo de entrenamientos de Antonio Serrano, el gerundense Adel Mechaal, campeón en 2015 y 2017, corrió su primer 1.500 de la temporada. Pasó en cabeza al toque de campana, abrió hueco y se relajó en la recta antes de vencer en 3:51.04, por delante de Mario García Romo, universitario en Estados Unidos.

"Hacía mucho tiempo (desde los Mundiales de Doha 2019) que no corría un 1.500, pero me he encontrado bien. La vacuna del covid me dejó bastante tocado, mi madre está hospitalizada con leucemia y estará viéndome, y quiero dar las gracias a los médicos que la atienden. Ha sido un año muy duro en el plano psicológico. Ignacio es el rival a batir", comentó Mechaal.

Tampoco hubo sorpresas en las series femeninas de 1.500. Esther Guerrero, campeona los dos últimos años, y Marta Pérez -titular en 2016 y 2018- están llamadas a batirse por el título.

Las dos adoptaron tácticas conservadoras. Guerrero se paseó en la primera serie para llegar cuarta, clasificada por puestos, con 4:31.23, y la soriana, dejándose ir, fue segunda en la primera con 4:24.43, por detrás de Marta García (4:24.23).

El navarro Sergio Fernández, plusmarquista español de 400 m vallas (48.87) y subcampeón de Europa en 2016, recuperó el título con 49.55 en su segunda carrera en dos años.

Fernández, que obtiene así su séptima corona, había regresado este viernes después de dos años sin competir por las lesiones (desde los Mundiales de Doha 2019). En la final, el navarro llegó en cabeza a la recta y en los últimos metros fue aumentando su ventaja. Fue el único que bajó de los 50 segundos. Mark Ujakpor fue segundo con 50.07 y Jesús Delgado -defensor del título- tercero con 50.12.

Con su último salto, de 6,69 metros, la orensana Leticia Gil conquistó su primer título de longitud por un solo centímetro frente a la valenciana Fátima Diame, que elevó su marca personal hasta los 6,68 metros, superando a la joven alavesa Tessy Ebosele, que con 18 años saltó 6,61. La gallega derramó lágrimas de alegría.

En un concurso de nivel excepcional en el foso de arena, quedó fuera del podio -cuarta- la heptatleta María Vicente (6,54). Las diez primeras mejoraron sus marcas personales.

En el 400 femenino, Laura Bueno recuperó el título dos años después, y en la misma pista getafense, en un mano a mano con Aauri Bokesa. La granadina, la española más rápida del año (51.93), doblegó a la madrileña (siete veces campeona) con un registro de 52.02, frente a los 52.29 de Bokesa y los 53.10 de la abulense Andrea Jiménez, campeona de España sub-23.