Yulimar refuerza su consistencia con cuatro saltos superiores a 15 metros

Yulimar refuerza su consistencia con cuatro saltos superiores a 15 metros

Madrid, 19 jun.- La venezolana Yulimar Rojas, campeona mundial y subcampeona olímpica de triple salto, añadió a su historial otras cuatro marcas superiores a los 15 metros, reforzó su consistencia a un mes de los Juegos de Tokio y se alzó con la victoria en Madrid con 15,34 y un viento favorable de 2,2 metros.

El grito de guerra de la venezolana: ¡Uuuuu, vamos! resonaba nítido en el estadio Vallehermoso, de gradas vacías por la pandemia, cada vez que la atleta del FC Barcelona se situaba en la cabecera de pista para emprender el despegue.

Nadie pudo discutirle la victoria. En el primer turno ya superó los 15 metros (15,19). También en el segundo (15,16). Cometió su primer nulo en el tercero, recuperó la regularidad en el cuarto (15,18, batiendo lejos de la tabla); bajó hasta los 14,99 en el penúltimo, y cerró con su mejor registro, 15,34, con viento favorable superior al límite para la homologación.

La francesa Rouguy Diallo (14,51) y la portuguesa Patricia Mamona (14,47) subieron con Rojas al podio, mientras su compañera de entrenamientos la española Ana Peleteiro fue quinta con 14,39.

Yulimar, de 25 años, subcampeona olímpica (por detrás de la colombiana Caterine Ibargüen), regresaba a su ciudad talismán, donde el 21 de febrero de 2020 ejecutó el mejor triple salto de la historia bajo techo: 15,43 metros en su último intento.

De regreso a la capital española, Rojas había puesto en su punto de mira el récord mundial al aire libre, en poder de la ucraniana Inessa Kravets con 15,50 metros desde hace 25 años.

Dos veces campeona mundial al aire libre y otras dos bajo techo, Rojas tenía ya tres de los cinco mejores registros de todos los tiempos al aire libre, dos de ellos realizados en España. El más largo, los 15.43 que saltó en Andújar el pasado 22 de mayo, en el mismo escenario en el que en 2019 había llegado hasta 15.41.

Madrid, a 60 km de Guadalajara, donde se entrena habitualmente bajo la dirección del cubano Iván Pedroso, se ha revelado una plaza propicia para Yulimar, que rompió aquí por primera vez el muro de los 15 metros y ha mejorado seis veces su marca personal bajo techo.

Ana Peleteiro, campeona de España y de Europa, empezó con 14,39 (viento ilegal de +2,8), pero sólo pudo hacer un salto válido más, el segundo (14,25). Luego encadenó tres nulos y renunció al último. Terminó quinta.

Yulimar fue elegida mejor atleta femenina del mitin. Entre los hombres, el mejor fue otro triplista, el burkinés Hugues Fabrice Zango, plusmarquista mundial en pista cubierta, que consiguió la victoria con una marca de 17,83 y la ayuda de un viento ilegal que soplaba a 2,5 metros por segundo.

Zango es el único atleta del mundo que ha saltado más de 18 metros en pista cubierta. Lo hizo el pasado 16 de enero en Aubiére, Francia, con una marca 18,07 que superaba en 15 centímetros la plusmarca mundial anterior, en poder de su entrenador, el francés Teddy Tamgho, a su vez discípulo de Iván Pedroso.

Venció el favorito, pero Zango quedó lejos del récord mundial del británico Jonathan Edwards (18,29). Su mejor prestación (17,83) llegó en la cuarta ronda, con viento superior al límite de 2 metros por segundo permitido para la homologación.

El portugués de origen cubano Pedro Pablo Pichardo Peralta (PPPP), campeón de Europa, alcanzó los 17,69 en su quinto intento, que no solo es récord del mitin madrileño, sino que le sitúa al frente del ránking mundial del año, desplazando al propio Zango.

El castellonense Pablo Torrijos, plusmarquista español, terminó séptimo con 16,87, con viento legal de +1,7.

En 400 metros, el colombiano Anthony Zambrano, subcampeón del mundo, batió con un tiempo de 44.51 al plusmarquista mundial y campeón olímpico, el sudafricano Wayde Van Niekerk, al término de un vibrante mano a mano en la recta final.

El sudafricano, que tiene el récord mundial en 43.03 y lucha por recuperar su antigua forma después de la grave lesión de rodilla que sufrió en Ciudad del Cabo, jugando un partido benéfico de rugby, en octubre de 2017, parecía tener segura la victoria cuando accedió con clara ventaja a la recta, pero Zambrano, que tiene una marca personal de 44,51, le comió el terreno en los últimos 50 metros.

Van Niekerk hubo de conformarse con la segunda plaza y una marca de 44.56, por delante de los dominicanos Alexander Ogando (45.62) y Lidio Feliz (45.87) y del español Óscar Husillos (46.06). La mínima olímpica es de 44.90.

El sudafricano Gift Leotleta ganó los 100 metros con una marca de 10.15, discreta para Madrid. El viento frontal en la recta (-1,3) rebajó las esperanzas de grandes registros. Filippo Tortu, el primer italiano que bajó de los 10 segundos, cruzó la meta a continuación con 10.27 en una final sin españoles.

La mujer más veloz del mitin fue la namibia Christine Mboma, que este año ha batido el récord mundial sub-20 de 400. Aquí ganó el 200 con 22.79, seguida de la ecuatoriana Gabriela Suárez, que hizo marca personal con 23.18, de la heptatleta María Vicente (23.29) y de Jaël Bestue (23.30). Las dos españolas lograron marcas personales.

La final de 800, que clausuraba el mitin, perdió a uno de sus favoritos, Mariano García, por gastroenteritis. Sólo el ganador, el holandés Tony Van Diepen, corrió por debajo de la mínima olímpica: 1:45.17. Saúl Ordóñez fue el mejor español, tercero con 1:45.26.

Enrique Llopis, subcampeón de España de 110 m vallas, aprovechó un error del campeón, Asier Martínez, en el último obstáculo para llevarse la victoria con 13.44, en tanto que el pamplonés retrocedía en el último tramo hasta el tercer puesto (13.61) después de haber dominado la carrera hasta ese punto.

Odei Jainaga, plusmarquista español de jabalina con 84,80, se sobrepuso a sus molestias físicas en un hombro para intentar arañar puntos en el ránking mundial con miras a los Juegos de Tokio. Su lanzamiento de 82,21 le dio el segundo puesto, por detrás del alemán Julian Weber (82,65).

El denodado esfuerzo de Carolina Robles en el último mil de los 3.000 m obstáculos le entregó la victoria (9:34.30) pero no la mínima olímpica que perseguía. Se quedó a 4 segundos.

La barcelonesa Laura Redondo, que venía de hacer récord de España de martillo (70,66) en La Nucía, se quedó a un sólo centímetro de su plusmarca en su tercer lanzamiento, que ya no mejoró. Terminó segunda, por detrás de la italiana Sara Fantini, que hizo marca personal con 72,31. La plusmarquista nacional venezolana, Rosa Rodríguez, fue cuarta con 68,01 y la tarraconense Berta Castells quinta con 66,37.

José Antonio Diego