Las muertes crecieron un 17,7% en 2020, especialmente en marzo y abril, y tocaron máximo desde 1941, según el INE

Las muertes crecieron un 17,7% en 2020, especialmente en marzo y abril, y tocaron máximo desde 1941, según el INE

El número de muertes en España se incrementó un 17,7 por ciento durante 2020, en el contexto de la pandemia de COVID-19, según los datos provisionales de las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población (MNP), publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que tiene como fuente de información los boletines de defunción del Registro Civil.

En concreto, durante 2020 fallecieron en España 492.930 personas, el máximo desde 1941, en plena posguerra. Por meses, destacan los aumentos de defunciones en marzo y abril, del 56,8 y 78,2 por ciento, respectivamente, respecto a los mismos meses del año anterior, coincidiendo con el peor momento de la pandemia.

Igualmente, sobresale la evolución de la mortalidad a partir del mes de agosto, en plena segunda ola: sobre todo en octubre y noviembre, cuando el número de defunciones se incrementó un 21 y un 21,6 por ciento, respectivamente, respecto a 2019.

Específicamente, en enero de 2020 murieron 43.058 españoles, un 3,5 por ciento menos, y en febrero 37.737, una bajada del 3,2 por ciento. Sin embargo, la situación cambió drásticamente con la llegada de la pandemia. En marzo, fallecieron 58.124 personas, un 56,8 por ciento más, y en abril 60.951, un aumento del 78,2 por ciento.

Una vez pasaron los peores momentos de la pandemia, el número de defunciones se volvió a estabilizar relativamente: mayo se cerró con 35.023 fallecimientos (3,4% más), junio con 30.698 (3,7% menos) y julio con 34.695 (3,4% más).

Desde entonces, con la llegada de la segunda y la tercera ola, las cifras de fallecidos volvieron a incrementarse notablemente: agosto se saldó con 35.946 muertos, un 13,5 por ciento más, septiembre con 34.532 (15,4% más), octubre con 39.639 (21% más), noviembre con 42.198 (21,6% más) y diciembre con 41.537 (13,1% más).

Según edad y sexo, el mayor incremento con respecto a 2019 en términos relativos se observa en el grupo de 75 a 79 años, tanto en hombres (con un incremento del 25%) como en mujeres (+22,4%). El único grupo etario en el que bajó la mortalidad con respecto a 2019 fue el de menores de 30 años.

De acuerdo con los datos del INE, murieron 6.280 personas de más de 100 años (21,6% más), 35.859 de 95 a 99 años (+22,3%), 86.999 de 90 a 94 (+21%), 107.202 de 85 a 89 (+19%), 73.924 de 80 a 84 (+16,2%), 52.303 de 75 a 79 (+24%), 38.752 de 70a 74 (+15,6%), 27.502 de 65 a 69 (+15%), 21.930 de 60 a 64 (+13,6%), 15.823 de 55 a 59 (+9,3%), 10.366 de 50a 54 (+4,7%), 6.038 de 45 a 49 (+4,2%), 3.559 de 40 a 44 (+10,8%), 1.945 de 35 a 39 (+4,5%), 1.213 de 30 a 34 (+11,6%) y 3.235 menores de 30 (-2,9%).

Mientras tanto, parece que la pandemia no afectó a los más pequeños. La tasa de mortalidad infantil aumentó una centésima en el año 2020 y se situó en 2,66 defunciones por cada 1.000 nacidos vivos, con cifras similares a las de años anteriores, como el 2,65 de 2019, el 2,69 de 2018 o el 2,72 de 2017.

El número de defunciones aumentó en todas las comunidades autónomas. Los mayores incrementos se dieron en Comunidad de Madrid (41,2%, con 66.583 muertos), Castilla-La Mancha (32,3%, 25.761 fallecidos), Castilla y León (26,0%, 36.177 muertes) y Cataluña (23,5%, 79.685 decesos).

Andalucía registró 78.160 fallecimientos (+10,9%), Aragón 16.680 (+22,5%), Asturias 14.550 (12,9%), Baleares 8.562 (+7,1%), Canarias 16.416 (4,2%, la autonomía con menor incremento), Cantabria 6.459 (+7,4%), Comunidad Valenciana 48.600 (+10,4%), Extremadura 13.060 (+16%), Galicia 32.822 (+5%), Murcia 12.237 (+5,8%), Navarra 6.663 (+19,7%), País Vasco 24.238 (+12,4%), La Rioja 3.699 (+17,5%), Ceuta 649 (+20,9%) y Melilla 601 (22,4%).