Jorge García: "La vacunación nos va a ayudar mucho"

Jorge García: "La vacunación nos va a ayudar mucho"

Hablamos con el alcalde popular de Colmenar Viejo, Jorge García, para hacer balance del trabajo de su gobierno en el ecuador del presente mandato, marcado por la pandemia de la COVID-19, la crisis socioeconómica y el temporal Filomena.

P. ¿Cómo definiría en pocas palabras esta primera mitad de mandato?

Pues inesperado, en una te lo voy a dejar.

P. ¿Cómo afrontó su gobierno la crisis del coronavirus?

En febrero del año pasado nadie era consciente de lo que venía. Las primeras decisiones las tomamos el 4 de marzo, con la suspensión de toda la programación teatral y la actividad cultural y deportiva.

Nos anticipamos un poquito, tres o cuatro días, a las decisiones que se tomaron a nivel autonómico y a las del Gobierno de España 15 días antes, sin saber a lo que nos enfrentábamos.

Luego, ya en el mes de abril, sacamos las primeras ayudas a empresas y comercios de 1,4 millones con la intención de ayudar a todos los empresarios y comerciantes a afrontar esa situación.

Evidentemente, todo aquel que tiene un local comercial tiene que afrontar gastos de alquiler, de luz, de agua…, y esas ayudas se lanzaron para colaborar con la situación de cierre.

También se reforzó el personal de servicios sociales y se compraron en abril mascarillas para repartir a la población.

P. ¿Cómo ha afectado la pandemia a los planes que tenía de gobierno?

Pues ha afectado totalmente. Cuando empiezas un mandato con un programa electoral nuevo que quieres poner en marcha y de repente llega una crisis sanitaria que se transforma también en una crisis en social y económica, tienes que destinar todos tus esfuerzos, todos tus recursos y todo tu tiempo, a ayudar y a colaborar con tus vecinos.

Toda esa multitud de cosas que no estaban previstas provocó una replanificación de todo para salvar este año.

Ahora sí que hemos incorporado 19 millones de euros que tenemos de remanente para poder hacer determinadas inversiones que vemos que son necesarias, pero también van 1,7 millones destinados a apoyar al comercio local, con ayudas directas, y se sigue implementando las ayudas sociales.

Todo lo que eran obras grandes y proyectos han quedado un poco apartados y lo que se va a intentar es hacer obras que son necesarias en calles, parques y demás.

En general va todo muy enfocado al gasto extra que supone la situación que estamos viviendo. Por ejemplo, el teatro ha seguido abierto desde septiembre, pero hay una menor recaudación porque hay un 50% de afuero y los costes son superiores, ya que el caché de los artistas normalmente no baja.

Además, debes tener más personal y más medidas sanitarias en la piscina de verano, que el año pasado abrió con un 50 por ciento de aforo. Es un 50% menos de ingresos cuando debes tener más personal y tienes que destinar más recursos y evidentemente no tenemos una máquina de billetes.

Lo mismo pasa en las piscinas climatizadas, en todo lo que es organización social. Al final si, quieres seguir ofreciendo una oferta deportiva, cultural… hay que asumir que el coste es el doble y de algún lado tiene que salir el dinero, por lo que hay que ajustar un poco todo lo que tenías previsto.

P. ¿Qué proyectos de los que tenía previstos inicialmente en su programa electoral va a priorizar y pondrá en marcha en esta legislatura?

Hay proyectos que se quedarán apartados, como la forma y transformación de la plaza de toros en un espacio cubierto para poder hacer eventos durante todo el año y que suponía una inversión de unos 7 millones de euros. Tenemos que considerar que ahora mismo no es algo para darle una prioridad.

Ahora vamos a intentar impulsar dos proyectos que son importantes, uno que es la construcción de dos pabellones deportivos en la ciudad deportiva. Cada vez la gente practica más deporte y más clubes deportivos tienen mayor necesidad de estos espacios. También vamos a impulsar un centro cultural en el barrio de la estación, que también saldrá a concurso ahora y que supondrá unos 10 millones de euros.

También vamos a realizar la redacción de la modificación del plan general para crear suelo industrial, que también es algo necesario y creo que es importante empezar a sembrar ese terreno, aunque es un procedimiento que lleva tiempo, un plan general lleva a tres o cuatro años, pero sí que llegará un momento en el que tener a disposición suelo para poder albergar sobre todo empresas de investigación o de logística. No podemos quedarnos solo solventando los problemas de hoy, hay también que sembrar las semillas del futuro.

P. ¿Cómo valora el resultado que de las elecciones aquí en su municipio y en la Comunidad de Madrid?

En las elecciones municipales de 2019, a nivel local el PP la Comunidad de Madrid sacó unos cinco mil votos y el PP a nivel local saco más de ocho mil, y en las generales que fueron un mes antes también estuvo por los cinco mil votos.

Es decir, que ahí se notó que hubo una diferenciación de voto tanto local como autonómico. Ahora hemos visto que había un crecimiento importantísimo a nivel autonómico, aquí, por ejemplo, pasó de cinco mil a más de doce mil votos para el PP con un 45,5%.

Creo que se vota diferente en cada elección. Ahora, con ese incremento de la participación, ha habido mucha más gente que ha votado por el partido popular, pero hay que saber diferenciar no es lo mismo las encuestas a nivel nacional que a nivel autonómico o local.

P. ¿Recibió apoyo de los partidos de la oposición durante la pandemia?

No me los encontré, sin más. Yo no sé si es bueno o es malo. A lo mejor, si hubiesen estado, abrían puesto piedras.

Yo creo que se pusieron de lado. Yo creo que es bueno que lo mejor que se puede hacer en esos momentos es apoyar en lo que si pudiese.

Lo que sí es verdad es que se los ha echado en falta en momentos muy determinados. Había situaciones muy complicadas que estaba sufriendo la gente que trabajaba y se quedó sin nada. Por ejemplo, se puso en marcha un Banco de Alimentos con una compra municipal y posteriormente con recogidas, y faltó el simple gesto decir, “si hace falta voy a ayudar” en determinados momentos. ¿Por qué no han tenido ese pequeño gesto?

Por eso me llamaba mucha atención cuando en el mes de mayo y junio hablaban de las residencias de ancianos y me preguntaban qué había pasado. En marzo, abril y mayo yo estaba todos los días en las residencias, llevándoles material y estando a su lado. Las residencias en esos meses no tenían personal ni para ir a limpiar, y buscaban voluntario o gente que quisiese tener un contrato y nadie quería ir.

Cuando se habla de la situación de esos meses había que haber estado presente y yo creo que nadie quiso ayudar.

P. ¿Cómo encara el Ayuntamiento el verano?

La intención es promover actividades culturales durante todo el verano. Estamos muy pendientes de la normativa sanitaria, y todo apunta a que va a ser todo en recintos acotados, al aire libre prioritariamente, que es donde menos contagios se producen, con un control de aforo y con un cumplimiento de las medidas sanitarias.

P. ¿Qué le transmiten los vecinos cuando va por la calle?; ¿Cuáles son sus principales preocupaciones o demandas?

Lo que vemos por la calle es que la gente está cansada de la situación. Hemos vivido un año y medio muy duro, donde pasamos de un confinamiento a unas medidas complicadas de llevar, y que te han hecho cambiar mucho a la sociedad.

La gente está quizás un poco tensa porque ha pasado momentos duros y hay personas que han enfermado o ha perdido a familiares. También hay pequeños comercios a los que les ha costado mucho salir adelante y se han endeudado con la Seguridad Social o con proveedores. Aunque parece que la actividad económica no ha parado sí que se ha notado.

Hay que ser conscientes de que hay una reducción del aforo, de que mucha gente tenía miedo de salir de casa a consumir. Creo que la gente está con ganas de recuperar un poco de normalidad y salir.

Yo creo que la vacunación nos va a ayudar mucho, cada vez que salgo a la calle, lo primero que me dicen es si ya me he vacunado, aquí nadie pregunta ni dónde ni cuándo ni cómo ni por qué, simplemente es ya tengo cita, ya me he vacunado y esa ilusión al final la percibes. Ya llega el final y a la gente se le nota en la actitud, ya quieren volver un poco a vivir tranquilos.