Arte y fotografía en común, así es "Live Lab Lúa Ribeira"

Arte y fotografía en común, así es

Seis fotógrafos, cinco días de trabajo y una instalación dan como resultado la muestra “Live Lab Lúa Ribeira”, el proyecto de la fotógrafa española Lúa Ribeira para abordar desde el arte y acompañada de cinco fotógrafos algunas de las consecuencias de la pandemia en el marco de PhotoESPAÑA.

Lua Ribeira, Antoine D’Agata, María Sánchez, Ricardo Cases, Claudia Caremi y Megane Mercury muestran en este laboratorio experimental en La Tabacalera Promoción de Arte (Madrid) las consecuencias económicas, sociales y materiales de la pandemia, en una muestra que Ribeira ha definido en la presentación como “un conjunto de energías divertidas y delirantes”.

“La elección del equipo ha sido una decisión intuitiva de ver cómo podía sonar este grupo. Quería contrastes y gente que aportara frescura, sin la presión o el conocimiento profundo de la fotografía, para así crear libremente”, apunta Ribeira sobre la elección de los otros cinco fotógrafos que junto a ella moldean esta instalación.

Esta creación conjunta en un mismo espacio es precisamente uno de los aspectos más relevantes de la exposición, en la que convergen “distintos trabajos individuales puestos en común” y realizados en solo cinco días. “Aunque es cansado, es muy interesante trabajar en tan poco tiempo”, explica Ribeira, tras pasar “la noche entera sin dormir creando de forma conjunta” para finalizar la muestra.

Así es como distintos prismas y enfoques convergen en una instalación que desde miradas diferentes trata estas consecuencias desde un prisma conceptual a través de materiales fotográficos y documentales, que pueden verse en los baños masculinos de la antigua fábrica de tabaco de Madrid, ahora centro artístico bajo el nombre “La Tabacalera”.

“Los temas no se pueden explicar porque perderían su sentido”, desgrana Ribeira, que anima al espectador a adentrarse en esta instalación, donde se pueden ver fotografías y vídeos realizados por estos seis fotógrafos, en obras que parten de “diferentes títulos de Goya, que son una gran influencia de la que se puede sacar mucho”, desgrana Ribeira, con quien coinciden sus compañeros.

Para Ricardo Cases es “un regalo trabajar de manera intensiva y conjunta, olvidándonos de todo y centrándonos en la producción”, explica sobre el proceso creativo de estas “Boces dispares entre las que Lúa crea una sintonía muy interesante”, matiza.

Megane Mercury debuta en esta exposición, de la que es el fotógrafo más joven. “Me interesó retratar a una amiga más allá de lo humano y las barreras de género, generando un impacto en un tipo de fotografía poco común”, explica.

“Poder trabajar sobre mi obra poniendo cosas en común con Lúa Ribeira y Rircardo Cases ha sido una experiencia, al igual que poder mantener una conexión entre todos nuestros trabajos que surge del diálogo: el pensamiento en esta sala es común, impulsado por Lúa, que nos ha provocado a llevar el trabajo un paso más allá”, apunta María Sánchez.