Condenado a dos años de cárcel un conductor sin carnet por acuchillar a un estudiante en un semáforo en Arganzuela

Condenado a dos años de cárcel un conductor sin carnet por acuchillar a un estudiante en un semáforo en Arganzuela

El Juzgado de lo Penal número 17 de Madrid ha condenado a dos años de cárcel a un conductor por acuchillar en noviembre de 2020 a un joven estudiante en un semáforo de Arganzuela tras un pique en la M-30 de la capital.

Así consta en una sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, en la que se condena a Francisco M.S. por un delito contra la seguridad vial por conducción sin permiso, con una agravante de reincidencia, a la pena de multa de 24 meses con una cuota diaria de 6 euros y por un delito de lesiones, con la concurrencia de la atenuante de reparación del daño a la pena de pena de 2 años de cárcel.

1x1

El acusado deberá indemnizar a la víctima, un joven estudiante de 20 años representado por el despacho penalista Ospina Abogados, en la cantidad de 950 euros por las lesiones, y 445,93 euros por los daños al vehículo y las costas procesales.

Los hechos se produjeron sobre las 13.30 horas del 12 de noviembre de 2020 cuando el acusado conducía su vehículo, un Citroén 4 de color negro, por la M-30 a gran velocidad colocándose de manera brusca delante de un Mini Cooper conducido por el afectado.

El agresor frenó de manera violenta, siendo esquivado por la víctima que continuó su marcha. "El acusado se puso en repetidas ocasiones en paralelo al Mini Cooper lanzándole objetos desde la ventana a su conductor", se señala en los hechos probados de la sentencia.

Al llegar a la confluencia del Planetario con la calle Meneses el acusado cruzó el vehículo que conducía por delante del Mini Cooper, dando marcha atrás e impidiendo que continuara su marcha.

Tras ello, el violento agresor se bajó del vehículo y se dirigió al Mini Cooper golpeando la ventanilla del coche y tras abrir la puerta del conductor, el acusado le "pinchó en dos ocasiones con un objeto punzante que portaba en la pierna izquierda, subiéndose al vehículo y marchándose del lugar".

El joven resultó con lesiones consistentes en herida de 2 centímetros en cara lateral de muslo izquierdo y de 3 centímetros en cara anterior del muslo, que precisaron para su sanidad sutura y posterior retirada de puntos curando en 10 días, de los que 9 estuvo incapacitado para sus ocupaciones habituales, sin secuelas.

El joven lesionado fue asistido durante todo el procedimiento por Juan Gonzalo Ospina, el abogado penalista del despacho madrileño Ospina Abogados, quien ya se ha destacado por haber obtenido diversos casos de éxito en procedimiento de lesiones.

Según comenta Ospina , "el cliente llegó a los pocos días de los hechos al despacho todavía cojeando y con mucho miedo de continuar el procedimiento por las posibles represalias que tomaría su violento agresor".

Asimismo, el letrado manifestó que el sistema judicial tiene los medios suficientes para proteger a las víctimas y garantizar su seguridad durante todo el proceso, señalando la importancia de denunciar siempre que seamos víctimas de un delito en aras de exigir una correcta administración de Justicia.

En el acto del juicio oral no hubo dudas sobre la autoría del delito, por lo que Ministerio Fiscal, acusación particular y la defensa se mostraron de acuerdo con que el acusado reconociera los hechos y se dictara una sentencia condenatoria en conformidad.

Tras los trámites oportunos, el juzgado de lo Penal 17 de Madrid dictó la sentencia condenatoria que concluiría el proceso de terror sufrido por el joven estudiante que habría sido lesionado sin causa aparente.