Cerca de 38.000 alumnos se presentan a las pruebas de la EBAU en Madrid

Cerca de 38.000 alumnos se presentan a las pruebas de la EBAU en Madrid

Cerca de 38.000 alumnos se presentan, desde el próximo lunes, a las pruebas de la EBAU de la Comunidad de Madrid. De ellos, 12.559 se van a examinar en la Universidad Complutense, 9.862 en la Universidad Autónoma de Madrid, 5.270 en la Universidad Carlos III, otros 4.833 en la Universidad de Alcalá, 3.785 en la Universidad Rey Juan Carlos y por último, 1.587 en la Universidad Politécnica de Madrid, haciendo un total de 37.896 estudiantes que se someten a la prueba de acceso a la universidad.

El consejero en funciones de Educación y Juventud y portavoz del Ejecutivo regional, Enrique Ossorio, ha explicado este miércoles en rueda de prensa el contenido de un informe que ha conocido el Consejo de Gobierno en funciones y en el que informado de los detalles de las pruebas de la EBAU, que en la Comunidad de Madrid se celebra del 7 al 10 de junio.

1x1

De esta manera, el lunes, los alumnos se examinarán de las asignaturas troncales los estudiantes de la modalidad de Ciencias; el martes tendrán lugar los exámenes de asignaturas troncales de los estudiantes de la modalidad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes; durante el miércoles y jueves tendrán lugar los exámenes de las asignaturas de modalidad, mientras que el viernes se ha reservado para posibles incidencias o exámenes que no haya podido realizar cualquier alumno por coincidencia horaria.

En cuanto a los horarios, los exámenes serán de 9.30 a 11 horas, de 12 a 13.30 horas y de 16 a 17.30 horas. En la primera sesión del lunes 7 y el martes 8, el llamamiento será a los 08.45 horas y el resto de días y sesiones será al menos 30 minutos antes de comenzar la prueba.

Como novedad, y tras haber sido acordado por la comisión coordinadora de la EBAU, aquellos alumnos inscritos que no puedan concurrir por circunstancias excepcionales y debidamente acreditadas podrán acogerse a la convocatoria extraordinaria, sin que se vean penalizados en los procesos de admisión.

Ossorio ha detallado que esto se aplicaría en casos de enfermedad grave o muy grave, que requiera hospitalización o aislamientos; accidentes que impidan la movilidad total del estudiante; obligaciones o citaciones judiciales; situaciones personales de extrema gravedad que afecten al juicio y discernimiento del estudiante como la muerte de un familiar directo o por el aislamiento, cuarentena o baja médica motivado por el coronavirus. Habría que acreditarlo mediante certificación del Servicio Público de salud, partes emitidos por la Policía Nacional o cualquier otro sistema de prueba público.

Al igual que en la EBAU celebrada en 2020, en la edición de este año los participantes podrán elegir el número de preguntas o ejercicios que han de resolver indistintamente entre las dos opciones planteadas.

Se mantiene esta posibilidad, frente a la obligatoriedad que existía hasta el año 2019 de elegir únicamente entre las dos opciones, teniendo entonces que resolver todas las preguntas o ejercicios de una opción. Además, se mantienen las orientaciones y criterios de evaluación y corrección de exámenes que ya fueron informados a comienzos del curso.

PLAN ESPECIAL DE SEGURIDAD Y MOVILIDAD

En cuanto a la organización, la Comunidad de Madrid ha llegado a un acuerdo con Protección Civil, que facilitará dispositivos de Policía Local y Samur en el exterior de todas las sedes para evitar aglomeraciones en las entradas y salidas. La recomendación que se hace es llegar a la universidad al menos 30 minutos antes del llamamiento para evitar atascos y aglomeraciones.

Por su parte, el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM) ha puesto en marcha un Plan especial de Movilidad para los cuatro días de duración de la EBAU que contempla el refuerzo de las líneas de Metro, Metro Ligero, autobuses urbanos e interurbanos que se dirigen a los campus, así como Cercanías de Renfe para garantizar las mejores condiciones socio sanitarias e intentar reducir las aglomeraciones en el transporte.

En este sentido, las líneas de metro y metro ligero, 6, 7A Y ML12 aumentarán la frecuencia de los trenes entre las 07.30 y las 10 horas y de 17 a 19 horas. En cuanto a la EMT, dispondrá de una oferta de 165 autobuses distribuidos en 13 líneas, además de inspectores en la calle para informar de cualquier incidencia. Igualmente se van a reforzar las 31 líneas interurbanas y 9 líneas urbanas de municipios de la Comunidad de Madrid que conectan con los campus universitarios. Asimismo, Renfe aumentará la frecuencia de las 4 líneas de Cercanías que pasan por estas zonas.

Junto a estas medidas, se va a poner en marcha un protocolo en los grandes intercambiadores de Transporte para reforzar su seguridad y vigilancia, prestando especial atención a que se cumplen las medidas sanitarias y de distancia social para evitar aglomeraciones en las dársenas y poder ordenar la espera de los usuarios.

Por último, desde el Centro de Innovación y Gestión del Transporte Público (CITRAM) del Consorcio Regional de Transportes se realizará un seguimiento especial de la evolución del sistema de transporte durante los días de celebración de las pruebas.

MEDIDAS EXCEPCIONALES POR EL COVID-19

Como ya ocurriera en 2020, esta edición de la EBAU contará con medidas extraordinarias higiénico sanitarias con motivo de la pandemia de coronavirus y que han sido aprobadas por la Comisión Organizadora.

Con carácter general, no podrán acceder a la Universidad aquellos estudiantes con síntomas compatibles con la COVID-19, aquellos a las que se les haya diagnosticado la enfermedad y que no hayan finalizado el periodo de aislamiento o las que se encuentren en período de cuarentena domiciliaria.

Además, hay una serie de indicaciones que deberán tener en cuenta los estudiantes como el uso obligatorio de la mascarilla, ir provisto de agua, alimentos y artículos de consumo personal. Además, si algún alumno presenta síntomas de alguna enfermedad se le llevará a un espacio separado y se avisará a su profesor de apoyo, a su familia y a los servicios médicos.

Para evitar aglomeraciones, la entrada tanto en la universidad como en el aula se hará de forma escalonada. El alumno deberá sentarse en el lugar indicado por los tutores, dejar el DNI encima de la mesa y de forma visible durante toda la prueba. Al finalizar, se indicará al estudiante cómo entregar el examen y por donde salir del aula. Igualmente, deberá abandonar el campus si no tiene otro examen en la siguiente franja horaria.

DENUNCIA "ABSOLUTO CAOS" ENTRE COMUNIDADES

Por otra parte, el consejero ha recordado que desde el Gobierno Regional siempre han abogado por que las pruebas de la EBAU y sus criterios de evaluación sean "uniformes en toda España" porque "el sistema educativo español es único y un título conseguido en cualquier comunidad permite acceder a las universidades madrileñas".

"Nosotros siempre hemos pensando que el nivel de exigencia debe ser uniforme para que todos los alumnos compitan en igualdad de condiciones. Eso no se ha conseguido porque el Ministerio no ha querido pero este año llegamos al absoluto caos", ha declarado.

Así, ha explicado que en esta ocasión han habido autonomías que han interpretado que, en base al Real Decreto que dictó el Gobierno a principio de curso o con la 'Ley Celaá', pueden "presentarse a la EBAU con suspensos".

"En Madrid por supuesto con todo aprobado pero esto ahonda todavía más en la injusticia de que va a haber alumnos con suspensos que se van a presentar a la EBAU en otras comunidades y van a poder acceder a las universidades madrileñas", ha trasladado.