Madrid Actual

"El rey que rabió" cierra la temporada más ardua del Teatro de la Zarzuela

EFE / MA - Lunes, 31 Mayo 2021 14:44
Archivado en:
"El rey que rabió" cierra la temporada más ardua del Teatro de la Zarzuela

Al grito de "dimisión" y "libertad", pero "sin mensajes políticos excluyentes", abrazando solo su concepción original de "farsa" política, llegará el próximo 3 de junio a las tablas de la capital "El rey que rabió", de Ruperto Chapí, una de las grandes obras del repertorio lírico español.

Serán 14 las representaciones de esta pieza las que hasta el 20 de junio podrán disfrutarse en el Teatro de la Zarzuela, que cierra así con risas su temporada más compleja a causa de la COVID-19, "pero sin aplazar ni cancelar nada", como ha destacado este lunes en rueda de prensa su director, Daniel Bianco.

Hacía doce años que "El rey que rabió" no se representaba en este espacio, en el que se ha convertido en habitual desde su estreno allí mismo hace 130 años, con música del citado Ruperto Chapí (quien se ocupó entonces de dirigir él mismo la orquesta) y libreto de Ramos Carrión y Vital Aza.

"Es una zarzuela grande creada por la unión de tres talentos", ha destacado Bianco, antes de ensalzar "la armonía entre la teatralidad de los diálogos y la escritura musical, al servicio de la historia".

Cuenta "El rey que rabió" la historia del monarca de un país imaginario que, hastiado, desea despojarse de su estadio de soberano para salir a ver mundo, un periplo que aún con la oposición de sus asesores le permitirá, entre otras cosas, encontrar el amor en la persona de una campesina.

Para ponerla en marcha, esta vez la dirección de escena ha corrido a cargo de Bárbara Lluch, responsable previa de "La casa de Bernarda Alba", representada con gran eco en el Teatro de la Zarzuela en 2018.

"El texto es muy de hoy, con palabras como 'dimitir jamás' o 'viva la libertad', pero lo interesante es que cada uno lo lleve a un lugar diferente", ha dicho como justificación al mantener el carácter de "farsa completamente inclusiva" de la obra y no convertir al rey, por ejemplo, "en Donald Trump".

En su opinión, ha añadido, "los grandes autores no necesitan ni tiempo ni lugar, porque son universales". "Y yo no puedo restringir la interpretación y que alguien se sienta incómodo con mis puntos políticos, porque son míos", ha argumentado Lluch.

A la batuta estará el joven mexicano Iván López Reynoso, de solo 31 años, que debuta escénicamente en el Teatro de la Zarzuela con esta obra, aunque posee un importante bagaje profesional como director artístico por ejemplo de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes de Ciudad de México.

En coincidencia con el parecer de Bianco, este ha destacado que "la partitura es una obra maestra que encuentra un balance ideal entre lo cómico e hilarante con momentos muy líricos, conmovedores y nostálgicos", como la "Romanza del Rey" o el instrumental "Nocturno".

El elenco, que será doble, estará formado por: Enrique Ferrer y Jorge Rodríguez-Norto en el papel del rey; Rocío Ignacio y Sofía Esperaza como la campesina Rosa; María José Suárez, como María, y Rubén Amoretti y Miguel Sola, como el general.

Lo completarán José Manuel Zapata (Jeremías), Carlos Cosías (el almirante), Igor Peral (el intendente), José Julián Frontal (el gobernador), Sandro Cordero (Juan), Pepe Molina (el alcalde), Ruth González Mesa (paje), Alberto Frías (el capitán) y Antonio Buendía (corneta).

Por último, el vestuario ("una explosión de colores", han dicho) correrá a cargo de Clara Perluffo Valentini, la escenografía de Juan Guillermo Novoa y la iluminación de Vinicio Cheli.