Cáritas avisa de que "solo el 16%" de las familias que atiende reciben el Ingreso Mínimo Vital, que cumple su primer año

Cáritas avisa de que

Cáritas ha avisado, cuando se cumple un año de la aprobación del Ingreso Mínimo Vital (IMV), de que "solo un 16%" de las familias a las que acompaña reciben esta prestación, y ha remitido a todos los grupos parlamentarios una propuesta de enmiendas para mejorar la ayuda y que llegue a toda la gente que lo necesita.

Así lo reclama de cara al próximo 1 de junio, cuando se cumplirá un año de la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, con la entrada en vigor del Real Decreto Ley 20/2020 de 29 de mayo.

1x1

Según los datos del Observatorio de la Realidad social de Cáritas, a fecha del mes de febrero de 2021, 258.000 personas acompañadas por Cáritas viven en hogares que no cuentan con ningún ingreso económico y 825.000 personas están en situación de pobreza severa.

Si bien, la labor social de la Iglesia indica que casi la mitad (el 48%) de las familias atendidas por Cáritas no han recibido suficiente información como para tramitar el Ingreso Mínimo Vital, lo que implica que "hay pocas solicitudes".

Si se suman las denegaciones y los casos que aún están esperando respuesta, solo el 16% de las familias acompañadas por Cáritas son perceptoras del IMV en mayo de 2021, según precisa la organización.

Por ello, esta semana, Cáritas ha remitido a todos los grupos y a los ministerios implicados una nueva propuesta de enmiendas, ajustada a los cambios que se han ido produciendo en la normativa, en el marco del proceso de mejora del citado Real Decreto, que está teniendo lugar ahora en el Congreso y cuyo período de enmiendas se cierra en los próximos días.

Entre los cambios que propone Cáritas, destaca, con relación a la cobertura, que "debe incorporar a las personas que están actualmente excluidas del IMV, como son los jóvenes entre 18 y 22 (salvo excepciones) y las personas en situación administrativa irregular o familias con algún miembro en esta situación, además de reducir la extensión de las unidades de convivencia a la familia nuclear".

Con relación a las condiciones de acceso, recomienda simplificar la tramitación y facilitar que las personas puedan hacerlo con asesoramiento y de manera presencial; suprimir las inadmisiones a trámite, reduciendo los tiempos a 3 meses; motivar las denegaciones, e incorporar la asistencia jurídica gratuita para las reclamaciones previas.

Además, Cáritas avisa de que el IMV es "claramente insuficiente" en su cuantía y pide a las comunidades autónomas que mantengan sus rentas mínimas, haciéndolas complementarias con el IMV.