fbpx

La hermana de César Román asegura que no es controlador y que la exmujer le denunció por despecho

La hermana de César Román asegura que no es controlador y que la exmujer le denunció por despecho

La hermana menor de César Román, el Rey del Cachopo, ha asegurando que no es controlador y de hecho se llevó bien con todas sus exparejas, aunque su exmujer Natividad le denunció porque estaba "despechada", y que con Heidi Paz, a la que presuntamente mató, le iba bien y estuvo contento de que se quedara embarazada.

Durante la octava sesión del juicio a César Román en la Audiencia Provincial de Madrid también han declarado varios allegados de la víctima, Heidi Paz, que han incidido en que era una joven trabajadora "normal", que no tenía ninguna relación con el mundo de la droga ni la prostitución y que quería traer a sus hijos a España.

Gemma Román, hermana menor del procesado, ha relatado que César "acababa bien la relación con sus parejas, durante las que no tenía problemas" y quedaba como amigo, pero tras romper con Sara -anterior novia antes de Heidi- tuvieron "sus cosillas" porque ella le acusó de maltratar animales.

Y ha precisado que Natividad, con la que estuvo catorce años y es madre de su hija menor, le denunció supuestamente por malos tratos porque al ver que estaba con Sara "quería venganza; estaba celosa y despechada".

Ha asegurado que su hermano no es controlador y le encantaban los animales, y que con Heidi le iba bien y estuvo contento de que se quedase embarazada, aunque "él sabía que por la diferencia de edad eso no iba a durar mucho", ya que se llevaban veinte años.

La hermana menor de César Román ha relatado que son tres hermanos -el acusado el segundo- y se criaron con su madre y su abuelos porque su padres se separaron, y que ella siempre se ha llevado bien con César a pesar de que vive fuera de España desde hace diez años, y hablaban "todos los días".

Por eso a finales de julio de 2018 se preocupó "muchísimo" porque él ni le contestaba llamadas ni mensajes de WhatsApp ni por Facebook, por lo que se lo contó a su padre para que interpusiera denuncia, lo que este hombre hizo el 30 de julio.

En esos días ella hablaba con la hermana de Heidi que vive en Miami para ver si ambos aparecían y si la Policía les contaba novedades.

Un amigo de César, José Ángel, ha relatado que le vio el 8 o 9 de agosto, pocos días antes de que el día apareciese el tronco atribuido a Heidi en una nave del distrito madrileño de Usera, y le enseñó una foto de ella y le dijo que "estaba superenamorado".

Durante la sesión de este miércoles ha declarado la médico del Samur que el 13 de agosto de 2018 fue a la nave donde apareció un tronco humano, que ha relatado que le pidieron que entrara entre medidas de seguridad "muy cuidadosas" para no contaminar el lugar y la alumbraron con linternas para que viese lo que había en una maleta.

El cuerpo estaba sumergido en un líquido que le pareció de putrefacción y cubierto de costras blancas, aunque solo era una primera impresión antes de que valorara el forense, y estaba en una maleta "con cuadros escoceses", motivo por que al mostrarle la maleta de color oscuro y liso en la que apareció el torso no la ha reconocido.

La médico ha dicho que no sabe si la tela de cuadros que recuerda podría ser del interior de la maleta, pero la defensa del procesado no ha solicitado su apertura dado el mal olor que causó ayer al ser abierta, y la presidenta de la Sala ha dicho al jurado popular que podrán verlo en otro momento, debidamente protegidos.

Un joven que fue inquilino en la nave hasta enero de 2018, cuando la asociación cultural en la que estaba fue echada de allí por hacer fiestas "ilegales", ha reconocido que en aquel lugar quedó "mucha mierda" tirada, entre otras cosas una maleta oscura grande que, cuando él la vio en la televisión, pensó que hasta podría tener sus huellas.

Y el dueño del chalé de Cubas de la Sagra en el que César Román vivió con su expareja Sara ha contado que creyó que lo alquilaba a ese hombre y su familia pero luego vio "sus mentiras", y ha entregado al tribunal un "chip" que encontró al barrer el salón y que había tratado de entregar antes a la Policía y a la Guardia Civil sin éxito, por si es de interés en el proceso.

El juicio continúa mañana jueves con varios testigos y el testimonio de policías.