Los vecinos de Carabanchel seguirán con las protestas por el refuerzo de plantilla del Centro de Salud de Abrantes

Los vecinos de Carabanchel seguirán con las protestas por el refuerzo de plantilla del Centro de Salud de Abrantes

La Asamblea Popular de Carabanchel ha acordado por "aplastante mayoría" proseguir con las protestas semanales que llevan a cabo todos los jueves en el Centro de salud de Abrantes para reclamar los recursos necesarios para recomponer la tan deteriorada Atención Primaria.

Así, las protestas que comenzaron hace ocho meses proseguirán este mismo jueves frente al centro de salud y los vecinos están convocados a acudir con cacerolas y silbatos con el lema de 'Abrantes no se cierra'.

El objetivo es hacer ruido para que recordar esta problemática a la nueva administración salida de las pasadas elecciones autonómicas del 4 de mayo, en las que el PP de Isabel Díaz Ayuso revalidó con amplia mayoría en la Puerta del Sol.

Como cada semana, han señalado que en el centro de salud del barrio de Abrantes, en Carabanchel, el número de médicos de familia varía cada día entre tres y cinco. "Es una suerte si llega a haber cinco facultativos durante varios días seguidos", han apostillado.

A este respecto, han incidido en que se trata de un centro de Atención Primaria que atiende un área sanitaria con cerca de 30.000 personas, para afirmar que con esta cifra de facultativos "tan reducida es imposible que puedan atender dignamente a las miles de personas que dependen de ellos", cuando además estos médicos tienen que ocuparse tanto de la atención presencial como de la telefónica y ya sólo están en el turno de mañana.

En esta línea, han recordado que en febrero de 2020, justo antes del inicio de la pandemia, su Centro de Salud tenía 16 facultativos en turnos de mañana y tarde, y ya en esas fechas ya consideraban que el centro estaba "saturado".

Los vecinos de Carabanchel han defendido así proseguir con las protestas para reclamar a la administración madrileña que revierta el desmantelamiento de la sanidad pública y "destine inmediatamente los recursos necesarios para recomponer la tan deteriorada Atención Primaria".

"Tenemos que ser como la gota de agua que, con perseverancia, agujerea la piedra", defendió una vecina del barrio durante la Asamblea Popular.