La vivienda en alquiler cae un 3,5% en abril pero sube frente a marzo

La vivienda en alquiler cae un 3,5% en abril pero sube frente a marzo

El precio de la vivienda en España alcanzó en abril los 960 euros al mes, una cifra que arroja una caída superior al 3,5 % con respecto al mismo mes de 2020, pero que ya muestra un incremento del 0,21 % frente al que se registró el pasado mes de abril, según el portal inmobiliario Pisos.com.

En abril, la vivienda en alquiler tenía una superficie media de 104 metros cuadrados y los precios más caros se localizaron en Madrid (1.583 euros/mes), Cataluña (1.342 euros/mes) y Baleares (1.292 euros/mes), mientras que Extremadura (445 euros/mes), Castilla-La Mancha (558 euros/mes) y Galicia (606 euros/mes) registraron las rentas más económicas.

En tasa interanual, los descensos más intensos se dieron en Madrid (13,42 %), Baleares (12,48 %) y Canarias (10,21 %) y solo subieron en Navarra (5,72 %), Cataluña (4,46 %), Andalucía (4,3 %) y La Rioja (2,2 %).

Frente a un mes antes, Madrid (2,11 %) fue la autonomía que más creció y Andalucía (2,07 %) en la que más se abarató el precio del alquiler.

Por provincias, los alquileres más caros se localizaron en Madrid (1.583 euros/mes), Barcelona (1.422 euros/mes) y Málaga (1.302 euros/mes). En el lado opuesto, Teruel cerró la clasificación con 408 euros mensuales.

La provincia que más se encareció frente al mes pasado fue Jaén (3 %), mientras que la que más se abarató fue Santa Cruz de Tenerife (2,98 %). De un año a otro, la que más subió fue Soria (9,9 %), y la renta que más se disminuyó fue la de Madrid (13,42 %).

En cuanto a las capitales de provincia, Madrid fue la más cara para los inquilinos, con una renta media de 1.642 euros al mes, seguida de Barcelona (1.551 euros/mes) y Donostia-San Sebastián (1.224 euros/mes).

Según el portal inmobiliario, el precio del alquiler confirma su tendencia hacia la corrección y es necesario que las administraciones redoblen sus esfuerzos con el objetivo de presentar una oferta de alquiler asequible al ciudadano, pero sin caer en el intervencionismo. En este sentido, señalan que tienen una "oportunidad de oro" gracias a los fondos europeos y a la iniciativa del sector privado.

Otro estudio difundido este lunes por el portal inmobiliario Fotocasa señala que los inquilinos confían más que los arrendadores en que la futura ley de vivienda bajará el precio de los alquileres.

De hecho, compradores, vendedores y propietarios de inmuebles tienen más recelos sobre las eventuales consecuencias negativas de la ley, como la reducción de la oferta o el aumento del pago de parte del alquiler en negro.