El Hospital Gregorio Marañón implanta la figura de la enfermera especialista en Salud Mental en Urgencias

El Hospital Gregorio Marañón implanta la figura de la enfermera especialista en Salud Mental en Urgencias

La Dirección de Enfermería y el Instituto de Psiquiatría y salud Mental del Hospital Gregorio Marañón ha llevado a cabo la implantación de la figura de la enfermera especialista en Salud Mental en el Servicio de Urgencias con el fin de mejorar y agilizar este tipo de atención sanitaria.

Según un comunicado del centro hospitalario, se trata de "una iniciativa pionera en España" que pretende ofrecer, desde que el paciente llega a la urgencia, una atención personalizada y especializada por parte de una enfermera especialista en salud mental.

Esta profesional de enfermería se encarga de iniciar y coordinar la atención del equipo asistencial, mejorando la calidad en dicha atención y los tiempos de respuesta a las demandas de los pacientes.

Tal y como destacan desde el Hospital Gregorio Marañón, la urgencia es una de las puertas de entrada a la atención especializada en salud mental, tanto en el caso de adultos como de niños y adolescentes.

En este ámbito, los pacientes suelen presentar una sintomatología aguda que requiere un manejo "rápido, eficiente, profesional y humanizado".

La experiencia de la enfermera especialista en Salud Mental facilita esta asistencia y el manejo de estos pacientes gracias al conocimiento adquirido sobre las necesidades de estas personas, asegura el hospital.

Las funciones de estas enfermeras comienza con la valoración en el triaje y podrán realizar intervenciones específicas especializadas: desactivación verbal, alternativas a las autolesiones o técnicas de relajación, y también se encargan de informar y apoyar a la familia.

Paralelamente se encargan de coordinar con la enfermera responsable del paciente, en el área donde esté ubicado, la atención del equipo de salud mental y el equipo de urgencias, y asesora a las enfermeras de urgencias en el manejo de los pacientes que tengan a cargo con alguna enfermedad mental.

En caso de requerir ingreso, estas enfermeras realizan el proceso de acogida y de trasferencia de información al personal de planta, acompañando al paciente en todo momento.

Por otra parte, cuando el paciente es dado de alta directamente desde la urgencia, se realiza la coordinación con los dispositivos de enfermería comunitaria de los centros de salud mental o los dispositivos de referencia, lo que mejora la continuidad asistencial.

Tras el pilotaje y sus primeras semanas en funcionamiento los datos han mostrado su eficiencia, ya que con su intervención en un solo mes se han evitado 80 fugas/altas voluntarias, 40 episodios de auto/heteroagresividad y 35 episodios de agitación psicomotriz.

Sin embargo, lo más importante que han destacado los propios pacientes es que se ha humanizado y profesionalizado la atención de las personas con algún problema de salud mental desde el momento que se entran en contacto con el hospital.