Asesinados dos periodistas españoles en el este de Burkina Faso

Asesinados dos periodistas españoles en el este de Burkina Faso

Los dos periodistas españoles que habían sido dados por desaparecidos tras un ataque por un grupo armado este lunes en el este de Burkina Faso han sido asesinados, según ha confirmado este martes la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya.

Aunque la ministra se ha limitado a ofrecer las iniciales de los dos fallecidos --D.B.A. natural de Pamplona y R.F.F. natural de Barakaldo (Vizcaya)--, ambos han sido identificados ya como David Beriáin y Roberto Fraile por Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Según ha indicado en la rueda de prensa al término del consejo de ministros, aunque la "información es confusa", lo último que han sabido de las autoridades burkinesas es que entre los cadáveres hallados en el lugar de los hechos figuran los dos españoles si bien "estamos a la espera de la última confirmación". Las familias ya han sido informadas, ha puntualizado.

Los dos fallecidos estaban realizando un documental sobre los esfuerzos de las autoridades de Burkina Faso para proteger los parques naturales del país frente a la caza furtiva y las comunidades que habitan en ellos.

Ambos formaban parte de un grupo de unas 40 personas con las que se perdió el contacto hacia las 15.30 horas del lunes en un parque natural situado en la frontera entre Burkina Faso y Benín, una "zona peligrosa por ser campo de operaciones de terroristas, cazadores furtivos y bandidos", ha subrayado González Laya, que ha lamentado la "triste noticia".

Los dos españoles, ambos varones, se encontraban en paradero desconocido junto a un irlandés y un miembro de las fuerzas de seguridad burkinesas tras un ataque ejecutado por personas armadas no identificadas contra una patrulla mixta de la unidad contra la caza furtiva en la provincia de Kompienga (este).

El Gobierno burkinés ha confirmado en un comunicado el ataque contra un convoy de las fuerzas de seguridad en el que viajaban también expatriados, quienes circulaban a bordo de un vehículo y motos y fueron asaltados en la reserva de Pama.

En este sentido, ha informado de tres heridos y de cuatro desaparecidos, entre ellos los dos españoles y el irlandés, y ha reconocido que hay imágenes de los cuerpos sin vida de los tres circulando en las redes sociales si bien no han sido "identificados formalmente".

Los medios locales han indicado, citando fuentes de seguridad, que los tres occidentales han sido ejecutados por sus captores, si bien otros apuntan a que habrían resultado heridos en la emboscada.

El ataque se saldó además con el robo de armamento y equipamiento por parte de los asaltantes. Entre el material se encuentran dos ametralladoras montadas sobre vehículo, un dron, doce motocicletas y receptores de frecuencia.

El este y el norte de Burkina Faso han sufrido un aumento de la inseguridad durante los últimos años, especialmente a causa del repunte de los ataques por parte de grupos yihadistas, entre ellos la rama de Al Qaeda en el Sahel, el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), y Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), que han provocado además un incremento de los enfrentamientos intercomunitarios.

En mayo de 2019, dos turistas franceses fueron secuestrados junto a su conductor, que fue asesinado, en el parque natural de Pendjari, en Benín y fronterizo con Burkina Faso, país al que fueron trasladados por sus captores y donde fueron rescatados en una operación de las fuerzas especiales galas en el que murieron dos militares.

El Ejército burkinés confirmó el lunes que durante la última semana de operaciones antiterroristas han muerto cuatro militares y han sido "neutralizados" dos supuestos terroristas, tal y como ha recogido el portal de noticias Burkina24.