Bal tacha de "veleta" a Gabilondo y cree que el votante de Vox no ve bien que Monasterio le llamara a él "traidor"

Bal tacha de "veleta" a Gabilondo y cree que el votante de Vox no ve bien que Monasterio le llamara a él "traidor"

El candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, ha tachado esta mañana de "veleta" a su homólogo del PSOE, Ángel Gabilondo, y considera que el votante de Vox rechaza que su candidata, Rocío Monasterio, llamase la pasada noche en el debate de Telemadrid "traidor" a un abogado del Estado que se enfrentó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

"Que me llame a mi traidor que llevo 30 años siendo abogado del Estado y de los que estábamos en el debate el único que ha sufrido las consecuencias de oponerse a Sánchez soy yo", ha expuesto en una entrevista en 'Onda Madrid', .

Así, ha proseguido señalando que la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, dice que es "la enemiga de Sánchez", pero a él le "castigó" por negase a firmar el escrito contra los políticos independentistas porque "negaba que hubiera habido violencia el 1-O".

"Monasterio y Ayuso sacan pecho de ser arietes contra Sánchez pero el único que le plantó cara del debate era yo. Que me llame traidor Monasterio por pensar diferente que ella simplemente, la verdad es que me ofendió bastante. Se debe de estar arrepintiendo hoy", ha añadido.

Por otra parte, entiende que Cs puede apelar al votante de centro-izquierda porque el PSOE está "siendo bastante veleta", especialmente en su política de pactos y ha interpretado que ayer Gabilondo propuso a Unidas Podemos formar parte del Gobierno, cuando antes decía que con "este Iglesias no".

"Estamos hablando de alguien que dice una cosa y al día siguiente la contraria", ha dicho sobre el socialista, a quien ve "cansado" y considera que "no quería ir a por la Presidencia".

Por otra parte, ha destacado la sintonía de Ayuso y Monasterio anoche que "no se dijeron nada", mientras los líderes nacionales de sus partidos, Pablo Casado y Santiago Abascal respectivamente, se "dicen de todo" en el Congreso de los Diputados, mientras ellas estaban "muy cómodas" la una con la otra.

También ha reprochado el tono del debate en el que los candidatos se llamaron "de todo, como mezquinos, incapaces o mentirosos", mientras que él no entró "al trapo" porque no es "de insultar", sino "de llegar a acuerdos".