La patronal de la enseñanza privada rechaza las nuevas exigencias de Castells

La patronal de la enseñanza privada rechaza las nuevas exigencias de Castells

Madrid, 21 abr.- La patronal de la enseñanza privada ACADE se ha opuesto este miércoles a la futura exigencia de que las universidades oferten como mínimo diez títulos oficiales de grado, seis de máster y tres programas de doctorado, según la nueva norma que está preparando el Ministerio de Universidades.

"Ello iría contra la tendencia a la especialización que practican muchas universidades privadas, en las que no se imparte gran número de titulaciones, sino carreras más enfocadas a un área concreta, como pueda ser la de Negocios, que es el ejemplo más frecuente", afirma en una nota la Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE).

1x1

El futuro real decreto de creación y acreditación de centros universitarios (públicos y privados) también obligará a que se ofrezcan, como mínimo, tres de las cinco grandes áreas del conocimiento (Artes y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la salud, Ciencias Sociales y Jurídicas, e Ingeniería y Arquitectura).

Para ACADE, este tipo de exigencias "acotan un único modelo de universidad generalista, que en Estados Unidos, por ejemplo, impedirían la existencia de centros especializados de gran prestigio que se encuentran entre los mejores del mundo en todos los rankings de calidad educativa. En EEUU hay más de 4.000 universidades privadas, y en países europeo de referencia, como Alemania, más de 200".

En la misma línea, la patronal considera que las obligaciones en materia de instalaciones deportivas, porcentaje mínimo destinado a investigación, o la contratación a tiempo completo de buena parte del profesorado, "dificultarían" el desarrollo de las privadas.

"La contratación a tiempo completo es algo imposible para las universidades privadas, cuyo atractivo es precisamente atraer expertos en la materia para impartir formación, profesionales que precisamente por serlo no pueden contratarse a dedicación exclusiva", añade.

Por último pide al Ministerio de Castells participar en el proceso de debate de la nueva normativa.