Requisados en un restaurante 343 'pepinos de mar' cazados furtivamente y 290 supuestas pastillas antiCovid

Requisados en un restaurante 343 'pepinos de mar' cazados furtivamente y 290 supuestas pastillas antiCovid

Agentes de la Policía Municipal de Madrid han intervenido un total de 343 especímenes de "pepino de mar" cuya captura furtiva con fines comerciales podría considerarse un delito contra la fauna, flora y el fondo marino, así como 290 unidades de supuestos analgésicos contra el COVID-19 sin etiquetado, ha informado este lunes el Cuerpo Local en una nota de prensa.

El pasado día 5 de abril, agentes de la Oficina de Atención al Ciudadano del distrito de Usera realizaron una inspección a un restaurante situado en la calle Gabriel Usera, que se encontraba realizando la actividad a pesar de tener denegada la licencia de actividad y funcionamiento.

1x1

En dicha inspección se intervinieron 343 especímenes de holoturoidea, o más conocido como 'pepino de mar', con un peso aproximado 1,055 gramos, que al estar deshidratado representa una décima parte de su peso real, sin presentar facturas o albaranes de compra.

Los policías realizaron diligencias en la comisaria de Policía Judicial, ya que la captura furtiva con fines comerciales de esta especie se podría considerar un delito contra la fauna, flora y el fondo marino, dando cuenta a la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid.

También se intervinieron 15 cajas de medicamentos, con un total de 290 unidades, de un fármaco, al parecer analgésicos para combatir los síntomas del Covid-19, etiquetados íntegramente en idioma chino, realizando acta normalizada para informar al Área de Control Farmacéutico y Productos Sanitarios de la Comunidad de Madrid.

En la inspección se detectaron graves deficiencias en materia higiénico-sanitarias, ya que estaban preparando comida en el vestíbulo y pasillo del establecimiento, careciendo de salida de humos y campana extractora, también se localizó un arcón congelador ubicado en el almacén con carne congelada en bolsas de plástico y sin etiquetado que permita la trazabilidad y fecha del envasado, otras piezas de carne se encontraban sin embalar y en contacto directo con la escarcha de las paredes del arcón.