fbpx

Los jóvenes diseñadores defienden la moda sostenible "de verdad"

Los jóvenes diseñadores defienden la moda sostenible "de verdad"

Los jóvenes diseñadores ya no sueñan con grandes producciones, prefieren una costura más íntima, con diseño, y sobre todo que respete el medio ambiente, una idea que se ha visto en una jornada con mucho nivel en la que la excelencia y la ropa de segunda mano ha sido denominador común en de todos los diseñadores.

La firma Rubearth ha ganado el premio, con una dotación de 3.000 euros, de la decimoséptima edición del certamen Mercedes-Benz Fashion Talent de la pasarela EGO, plataforma que impulsa el talento joven, en una jornada en la que se ha visto el trabajo de diseñadores, que ha salido de la gran industria de "fast-fashion" para labrarse un futuro haciendo moda en un sector que supone el 2,8% del PIB y el 4,3% del Empleo.

Gabriel Nogueiras (Venezuela, 1988), al frente de Rubearth, promueve la sostenibilidad "recuperando residuos textiles de grandes empresas para darles una nueva vida" .

Nogueiras decidió viajar por el mundo con la idea de aprender técnicas de bordado, un oficio que ha desarrollado en firmas como Carolina Herrera o Zara, experiencia que le ha servido para lanzar su propio proyecto "eco sostenible, con un carácter nuevo en el que la pintura y la escultura tienen un gran sentido".

En el primer desfile del día, el de Guillermo Décimo, ha asistido Begoña Gómez, esposa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha aplaudido las propuestas del burgalés Guillermo Díez López, de 25 años.

Comenzó vistiendo muñecas con servilletas de papel y hoy ha traído a la pasarela una propuesta teatral, "una mezcla del mundo de la moda con la opera", ha explicado este domingo momentos antes de su desfile.

Un trabajo minucioso en el que el exceso y la extravagancia ha alumbrado prendas glamurosas que el diseñador ha creado con restos de tejidos y prendas de segunda mano, "tengo muy presente la sostenibilidad".

En esa misma línea está Sergio Villasante, quien considera que "la moda no tiene límites", ha dicho ilusionado al tiempo que reivindica una sostenibilidad "de verdad".

El cliente se interesa por la trazabilidad de las prendas, "ya no solo sirve que se ponga 'eco' en la etiqueta".

Su colección, elaborada con tejidos descartados de otras firmas, habla de un nuevo vestir del hombre sin límites "la moda masculina debe liberarse más".

Paula Currás, alma creativa de Corsicana, ha presentado una colección que respeta el medioambiente. Inspirándose en la arquitectura, reutiliza un mismo patrón para confeccionar vestidos muy diferentes, piezas atemporales con una producción bajo demanda "que adaptamos a cada cliente".

Estos diseñadores están dispuestos a hacer historia en el mundo de la moda con un concepto realista del diseño, como ha demostrado Nicolás Montenegro, creativo de la firma Montenegro.

El diseñador, que ha formado parte del taller de los italianos Dolce&Gabbana, se ha inspirado en sus recuerdos de infancia y la "fascinación" que le provocaban los tapices que su padre compró en El Aaiún (Sáhara Occidental) durante su servicio militar para confeccionar con ellos abrigos y botas; una influencia que traslada a un caftán de raya diplomática o a un chaquetón de corte militar.

A partir de prendas de tiendas de mercadillos, Mateo Velásquez, director creativo de la firma Velásquez crea una colección "motera", inspirada en los años 70, pero con un concepto actual para vestir a un hombre contemporáneo, "parece fácil, pero al tratarse de cuero, no es tan sencillo darles otra oportunidad".

Georgina José, diseñadora de Georgiela Studio, tras trabajar haciendo "fast fashion", apuesta por moda contenida en la que prima la calidad y los frunces "quiero hacer moda local, lenta, huyo de lo barato".

Para la firma Reparto Studio, formada por Margil Peña y Ana Viglione, su cuarta colección está creada a partir de ropa de segunda mano "customizada".

Prendas divertidas confeccionadas a partir de corbatas, bolsas de ganchillo o desteñidos vaqueros en las que dan mucha importancia a la ornamentación a partir de piercings o grapas.

"Es una manera de demostrar que todo lo que está a nuestro alrededor puede convertirse en moda", han concluido.