fbpx

El Hospital de Villalba aborda la importancia de la nutrición y el ejercicio físico para el paciente oncológico

1x1
El Hospital de Villalba aborda la importancia de la nutrición y el ejercicio físico para el paciente oncológico

El Hospital Universitario General de Villalba, perteneciente a la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, abordó la malnutrición en los enfermos con cáncer y el ejercicio físico en la 'Jornada online de Nutrición para el paciente oncológico', organizada de forma telemática junto a la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), y en la que se analizaron los "mitos" más frecuentes relacionados con la nutrición del enfermo de cáncer.

Según ha informado el centro hospitalario en un comunicado, la jefa adjunta del Servicio de Oncología, Ana Herrero, indicó que "la incidencia de la malnutrición oscila entre el 15 y el 40 por ciento en el momento del diagnóstico del cáncer", y destacó que "la desnutrición es un indicador de mala respuesta al tratamiento y de disminución de la supervivencia".

Los pacientes con más riesgo de desnutrición son aquellos que tienen tumores de cabeza y cuello, esófago-gástrico, de colon o de páncreas, así como aquellos sometidos a grandes cirugías, sobre todo en el aparato digestivo.

El dietista-nutricionista clínico del Hospital Universitario General de Villalba, Enrique Sanz, repasó las "falsas creencias" y las principales recomendaciones en torno a la alimentación del paciente oncológico.

"En Internet encontramos muchísima información y consejos basados en mitos, creencias irracionales y sin evidencia científica", advirtió, y aseguró que no existe ningún "súper alimento" ni combinación de alimentos que cure el cáncer y que la única dieta que ha demostrado ser beneficiosa para la salud es la dieta mediterránea".

Entre los mitos más extendidos aludidos por el experto se encuentra la creencia de que el agua con limón cura el cáncer, que el azúcar lo "alimenta", que los productos integrales engordan menos o que la sacarina es cancerígena; y aclaró que todas esas afirmaciones son falsas.

Además, apuntó que "los suplementos nutricionales no son necesarios en personas que lleven una dieta equilibrada, por lo que no se recomienda su uso".

Entre las principales recomendaciones, Sanz subrayó realizar cinco comidas al día, procurando tener horarios más o menos fijos; seguir el método del plato saludable (50 por ciento de hortalizas y verduras; 25 por ciento de proteínas y 25 por ciento de carbohidratos); evitar el consumo de azúcares libres y alimentos y bebidas con azúcares añadidos; elegir alimentos ricos en fibra; limitar el consumo de bebidas alcohólicas; evitar fritos y asados a la parrilla; y moderar el consumo de carne roja.

EL EJERCICIO FÍSICO EN PACIENTES ONCOLÓGICOS

Por su parte, la responsable de la Unidad de Ejercicio Físico de la AECC, Soraya Casla, subrayó durante la jornada la importancia del ejercicio físico para el paciente con cáncer, destacando sus beneficios en este grupo poblacional y en las diferentes fases de su proceso, ya que numerosos estudios demuestran las ventajas de la actividad física en la prevención del cáncer.

"En 2016 se vio que aquellas personas que hacían al menos 150 minutos de ejercicio físico a la semana reducían entre el 15 y el 20 por ciento el riesgo de tener hasta 26 tipos de tumores, con una disminución muy significativa en 13 de ellos", aseguró la representante de la AECC.