Desmanteladas de nuevo dos plantaciones de marihuana en la Cañada y un chalé de Belmonte donde se cultivaba

Desmanteladas de nuevo dos plantaciones de marihuana en la Cañada y un chalé de Belmonte donde se cultivaba

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado dos plantaciones de marihuana destinadas a la venta y distribución de la sustancia estupefaciente en la Cañada Real Galiana, por segunda vez en poco más de un año, ha informado este viernes la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en una nota de prensa.

La investigación se inició cuando el Grupo Operativo de Investigación Zonal (GOIZ) tuvo conocimiento de la existencia de una zona donde pudiera existir el cultivo de marihuana, confirmando que era el mismo lugar donde en enero del pasado año intervinieron 1.700 plantas.

En el momento del registro los agentes comprobaron que habían restaurado dos de esas plantaciones encontrándose ubicadas en diversas salas y que todos los elementos de la instalación están trabajando a pleno rendimiento.

Al final de la parcela, a través de una oquedad, se conecta con una construcción adyacente con la que comparten el mismo entramado de cableado eléctrico. En esta zona de la parte trasera se hallaron diversos restos de unas 600 macetas que presentaban solo el tronco por lo que habían sido recolectadas recientemente.

En el interior de las viviendas de la parcela se encontraron diversa documentación relacionada con la compra de productos destinados al cultivo y alrededor de 8.000 euros en billetes fraccionados. Los policías procedieron a la inutilización de 100 lámparas, 100 transformadores, una docena de filtros extractores y varios aparatos de aire y ventiladores.

Una nueva investigación comenzó cuando se detectó en un punto de suministro eléctrico un cable conectado de manera fraudulenta. Los agentes observaron que este finalizaba en la parte trasera de una parcela en la Cañada Real que ya había sido protagonista en una investigación anterior en la que se habían intervenido más de 1.000 plantas de marihuana.

En un nuevo registro en la vivienda, realizado a mediados de este mes, los investigadores localizaron cuatro habitaciones adaptadas para el cultivo indoor de esta sustancia estupefaciente y fueron intervenidos diversos útiles relacionados con dicha actividad y detenidas seis personas como presuntos responsables de los delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

En una operación paralela los agentes detectaron la existencia de un enganche ilegal a la red con la salida de corriente eléctrica del domicilio que se encontraba tapada y soterrada.

También comprobaron que el consumo registrado del inmueble era muy bajo sin corresponderse ni siquiera con el gasto habitual de una vivienda familiar.