4.818 agentes para reforzar la vigilancia de Madrid en Semana Santa

4.818 agentes para reforzar la vigilancia de Madrid en Semana Santa

 4.818 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil forman el dispositivo especial desplegado en la Comunidad de Madrid para vigilar que se cumpla el cierre perimetral de la región durante la Semana Santa y las medidas sanitarias por el coronavirus, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno.

Madrid volverá al cierre perimetral desde el viernes 26 de marzo hasta el 9 de abril, acordado entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas para contener los contagios y evitar una cuarta ola.

Para evitar los desplazamientos no justificados durante la Semana Santa y reforzar la vigilancia en la región, la Delegación del Gobierno ha dispuesto 4.818 efectivos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Estos agentes realizarán labores de seguridad vial, vigilancia en el aeropuerto y controles de movilidad.

La Policía Nacional reforzará la seguridad en su demarcación con 890 efectivos que actuarán en los principales puntos neurálgicos de la capital y en lugares como la estación de Atocha o en Méndez Álvaro.

Por su parte, la Comandancia de la Guardia Civil destina 3.928 agentes al dispositivo, la mayoría de ellos en Barajas (1.641) y 1.420 para tráfico.

La Guardia Civil también desplegará a 867 efectivos en la sierra de Madrid para vigilar que se cumplan las medidas sanitarias ante el previsible aumento de visitas de madrileños a esa zona.

También se ha diseñado un operativo de la Policía Municipal de Madrid, que estará disponible desde las tres de la tarde de mañana hasta las doce horas del 4 de abril.

El dispositivo se realizará de forma muy similar al que habitualmente se pone en marcha en Navidad pero no limitado al Distrito Centro, aunque sí tendrá un peso más importante que otras áreas de la capital.

El refuerzo de agentes será de 150 a 220 agentes diarios, según el día, que se sumarán al personal operativo que esté según sus turnos correspondientes.

Asimismo, el objetivo de este dispositivo será garantizar el cumplimiento de la normativa sanitaria y evitar la comisión de hechos delictivos.

También se dispondrá de un operativo para la regulación del tráfico y control de acceso a la zona Centro para evitar, o al menos minimizar, los problemas de saturación de las vías y de los estacionamientos subterráneos.

Se usarán drones para vigilar los parques y zonas verdes, con mayor hincapié en Madrid-Rio, Casa de Campo y Parque del Retiro, y se vigilará de cerca las entradas y salidas de los lugares de culto.

Al igual que en Navidad, en caso de gran afluencia de personas, los agentes podrán limitar el acceso tanto a la calle Preciados como a la calle del Carmen e implantar un solo sentido peatonal en ambas calles.

Otro de los aspectos importantes será la vigilancia de las actuaciones artísticas callejeras, que puedan dar lugar a concentraciones de gente por representar un riesgo para la salud pública.

Se instalará en la Plaza Mayor un dispositivo fijo de la Unidad de Gestión de la Diversidad y se continuará con el refuerzo de la seguridad para evitar fiestas ilegales o botellones.