Las obras del nuevo bulevar de Joaquín Costa comenzarán en abril

Las obras del nuevo bulevar de Joaquín Costa comenzarán en abril

Las obras para la creación de un bulevar en el eje Francisco Silvela-Joaquín Costa de Madrid tras el desmantelamiento del antiguo 'scalextric' comenzarán en abril.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este jueves el contrato de remodelación, unos trabajos que durarán nueve meses y tendrán un coste de 10,2 millones de euros, ha indicado en rueda de prensa la portavoz municipal, Inmaculada Sanz.

La remodelación de este espacio dará lugar a un nuevo bulevar donde se plantarán 330 nuevos árboles, que tendrá un carril bus en doble sentido y un carril bici segregado, y que además hará ganar a los peatones 5.420 metros cuadrados de espacio, incrementando en un 20 % la superficie actual.

Las calzadas estarán separadas por una mediana ajardinada, y sendos parterres ajardinados delimitarán los carriles bici en ambas direcciones.

Además del propio eje Francisco Silvela-Joaquín Costa, la intervención incluye las calles Príncipe de Vergara, López de Hoyos y Gabriel Lobo, aunque Sanz ha asegurado que se intentará que las afecciones al tráfico rodado sean las mínimas posibles.

Respecto a la glorieta de López de Hoyos, cambiará su disposición geométrica actual por necesidades del tráfico, priorizándose el movimiento principal del eje Francisco Silvela-Joaquín Costa. Así, los anillos concéntricos serán perpendiculares a la calle López de Hoyos y se mantendrán dos carriles con sendas isletas centrales.

La detección de daños estructurales en el viejo 'scalextric' de Joaquín Costa obligaron al Ayuntamiento a decidir su demolición el pasado verano, y a finales de noviembre se presentó el proyecto del nuevo bulevar que lo sustituirá.

El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, anunció entonces que este espacio contaría con un museo de arte contemporáneo al aire libre, compuesto fundamentalmente por esculturas, si bien Sanz ha dicho este jueves que por el momento no hay novedades ni avances al respecto.

Además, la Junta de Gobierno ha dado luz verde a la construcción de un nuevo aparcamiento intermodal en Villaverde Bajo-Cruce, que costará 20,2 millones de euros y tendrá dos plantas subterráneas, con capacidad para 567 vehículos.

Sanz ha recordado que será el cuarto parking disuasorio ejecutado por el Ayuntamiento en la presente legislatura, ya que antes del verano se inaugurarán los de Pitis (Fuencarral-El Pardo) y Fuente de la Mora (Hortaleza), mientras siguen "a buen ritmo" las obras del de Aviación Española (Latina).

En el caso del nuevo equipamiento, los trabajos tendrán una duración prevista de 18 meses, y dará servicio a los conductores que acceden en vehículo privado a Madrid por la M-45 y la A-4.

El aparcamiento se ubicará bajo el parque de Santa Petronila, a 800 metros del intercambiador de transporte Villaverde Bajo-Cruce, donde confluyen la línea 3 de Metro y diez líneas de autobús de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), ocho diurnas y dos nocturnas.