La Princesa de Asturias se estrena en su primer acto oficial en solitario con motivo del 30 aniversario del Instituto Cervantes

La Princesa de Asturias se estrena en su primer acto oficial en solitario con motivo del 30 aniversario del Instituto Cervantes

La Princesa de Asturias se ha estrenado este miércoles en su primer acto oficial en solitario con motivo del 30 aniversario del Instituto Cervantes y ha sido recibida y despedida en medio de aplausos y vivas por las varias decenas de personas congregadas, a las que ha saludado con la mano.

El escenario elegido para su primer acto sin la compañía de los Reyes ha sido el mismo en el que la heredera del trono habló por primera vez en público el 31 de octubre de 2018, día de su décimotercer cumpleaños, coincidiendo con el 40 aniversario de la Constitución.

La Princesa Leonor ha sido recibida por la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y por el director de la institución, Luis García Montero, quienes la han acompañado en todo el recorrido por las instalaciones.

Lo primero que ha hecho ha sido depositar en la Caja de las Letras el ejemplar de la Constitución que leyó en 2018 así como el ejemplar de 'El Quijote' cuya lectura compartió el 23 de abril de 2020 con la Infanta Sofía en un acto organizado con motivo del Día de las Letras.

Ambos libros han sido depositados en la Caja 2021, situada entre las del escritor Miguel Delibes y el científico Severo Ochoa, y la Princesa ha recibido una llave simbólica de la caja fuerte en la que permanecerán a partir de ahora. En estas cajas, ha resaltado el director del Cervantes, está el "legado" de grandes artistas representativos de la cultura española e iberoamericana.

A continuación, se ha trasladado al salón de actos, donde García Montero ha agradecido su presencia y el apoyo que tanto la Casa Real como el Gobierno han demostrado con su presencia en el acto con el que arranca la celebración del 30 aniversario del Instituto Cervantes, bajo el lema '30 años creando hispanistas'.

Asimismo, ha puesto en valor que el español es la lengua materna de 500 millones de personas en el mundo y ha reivindicado que "crea vínculos de hermandad que tienen consecuencias diplomáticas, económicas y históricas que nos comprometen con el futuro".

Tras ello, la Princesa de Asturias ha escuchado atentamente las explicaciones de la secretaria general del Cervantes, Carmen Noguero, sobre las nuevas herramientas tecnológicas y digitales del Instituto, así como las actividades académicas y culturales en línea que se han venido realizando durante la pandemia y los planes de futuro.

Noguero ha reconocido que la pandemia ha sido "una prueba dura" que obligó al cierre de toda la red de 88 centros en 45 países y a dar "un salto al mundo digital".

La transformación digital del Instituto, que incluye una nueva web, es una de las principales apuestas de futuro, con vistas a llegar más lejos además de poder ofrecer un contenido mucho más personalizado y que permita interactuar tanto a los alumnos como a las personas interesadas en el aprendizaje y la lengua española, ha subrayado.

Ha sido en este momento cuando la heredera del trono ha aprovechado para hacer "un comentario y una pregunta" en las que han sido sus primeras palabras en público y que ha pronunciado sin titubeos, aunque con un ligero nerviosismo.

Así, ha dado la "enhorabuena" por la plataforma digital del Cervantes que ha calificado de herramienta "muy útil" para ella y sus compañeros de la ESO.

Además, ha aprovechado para interesarse por los trabajadores de la institución que no han podido regresar a España en estos meses de pandemia. "Me gustaría saber qué tal están, si ha mejorado su situación y si han podido venir", ha preguntado, a lo que Noguero ha respondido agradeciendo el esfuerzo y el trabajo del personal en los últimos meses.

La Princesa de Asturias ha recibido como obsequio del Cervantes tres libros. En concreto, se trata de 'Joana' de Joan Margarit, en edición bilingüe castellano-catalán editado por el Fondo de Cultura Económica (México) con motivo de la concesión del Cervantes en 2019 al poeta catalán; 'Quisiera tener todas las voces', un libro de poesías en las distintas lenguas de España que editó el Cervantes bajo la dirección de Víctor García de la Concha, y 'Antología poética', del propio García Montero, en una edición traducida al catalán con prólogo de Margarit.

Por último, la Princesa ha recorrido una pequeña exposición de libros del fondo bibliográfico del Instituto Cervantes en las lenguas cooficiales de España, escuchando con atención los comentarios sobre los mismos que le han hecho tanto García Montero y Calvo, deteniéndose en particular en un ejemplar de 'Poemas Galegos' de Rosalía de Castro.

Además de este libro, también estaban expuestos otra veintena de ejemplares de obras de escritores como Ramón Llull ('Llibre d'amic e amat'), Joanot Martorell ('Tirant lo Blanc'), Ausiás March ('Per haver d'amor vida'), Àngel Guimerá ('Terra baixa'), Mercè Rodoreda ('La plaça del diamant'), Bernard Etxepare ('Lingua vasconum'), Miquel Martí i Pol ('Llibre de les solituds'), Manuel Rivas ('En salvaje compañía') o Bernardo Atxaga ('Obabakoak').

La visita, que se ha prolongado por espacio de 45 minutos, ha terminado con una foto de familia junto a Calvo, García Montero, la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Ángeles Moreno Bau, y la junta directiva del Cervantes.