fbpx

Gabilondo reitera su veto a Iglesias por su planteamiento "extremista y radical"

Gabilondo reitera su veto a Iglesias por su planteamiento

l candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha reiterado su voluntad de gobernar con Más Madrid y con Ciudadanos "en ese orden", reiterando así su veto a Pablo Iglesias, una postura que el PP no se cree y que la izquierda critica y opina que no podrá mantener tras los comicios del 4M.

Un día después de haber afirmado que con "este Iglesias" no gobernaría por el planteamiento "extremista y radical" del aún vicepresidente segundo y líder de Podemos, Gabilondo se ha reafirmado en que con un proyecto de "gobernar en serio" vencerá "a la antipolítica" el 4 de mayo.

Tras definirse como "un verso suelto" de la izquierda, ha insistido en su disposición a gobernar con Más Madrid y con Cs, "en ese orden", porque considera que es la "fórmula progresista más centrada y sensata" frente al resto de planteamientos que "representan la confrontación y el ruido de siempre".

"Somos la izquierda que no va contra nadie", ha asegurado.

Una postura que el Gobierno del Pedro Sánchez ha respetado, porque según su portavoz, María Jesús Montero, el candidato tiene "libertad absoluta para decidir sus alianzas", y ha asegurado que ese veto no va a afectar al funcionamiento del Ejecutivo de coalición en el que Pablo Iglesias sigue siendo a día de hoy vicepresidente segundo, ni tampoco al desarrollo de los acuerdos de investidura.

Desde el Gobierno Regional, su presidenta y candidata por el PP, Isabel Díaz Ayuso, ha respondido que no sabe si Gabilondo "es soso o no, como dice él", aunque sí cree que es un "mentiroso" por decir que descarta un pacto de Gobierno con Podemos.

“Quisiera ver a cuántos ministros de Podemos va a cesar Pedro Sánchez en estos días para demostrar que lo que dicen es cierto”, ha apuntado.

También desde el PP su portavoz nacional y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha coincidido en que nadie debe tener "la más mínima duda" de que si Gabilondo necesita a Podemos tras las urnas pactará con Iglesias, porque los "antecedentes delatan" al PSOE.

"Si Pedro Sánchez no podía dormir seis días antes de las elecciones y seis días después se estaba pegando el abrazo (con Pablo Iglesias), pues lo mismo va a hacer Ángel Gabilondo, porque no es el candidato, como dice (el secretario de Organización del PSOE, José Luis) Ábalos, es el partido el que decide", ha dicho Almeida.

Desde las formaciones de izquierdas han advertido a Gabilondo de que una vez que los ciudadanos hablen en las urnas, tendrá que replantearse su 'no' a Podemos.

Tanto la candidata de Más Madrid, Mónica García, como el líder de Más País, Íñigo Errejón, han coincidido en que en un momento de "extrema gravedad" en la Comunidad no se puede prescindir de nadie, porque "no está el horno para vetos".

García ha opinado que el candidato socialista "se ha equivocado" porque "los números están muy ajustados" y dan la mayoría al PP y Vox, partido este último al que cree que sí hay que vetar.

Errejón, que ha confesado estar "atónito" por la postura de Gabilondo, ha señalado que hay que entenderse con todos aquellos que estén dispuestos a que haya un gobierno "decente y democrático", y ha tendido la mano a Cs para que forme parte de un pacto "sin líneas rojas y sin vetos" y "sin ningún sectarismo", que evite un ejecutivo del PP con Vox.

Por su parte, la portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Isa Serra, ha señalado que al PSOE "no le quedará otra" que gobernar con su formación en Madrid porque la "única alternativa" a Ayuso y la extrema derecha es precisamente la unión de las izquierdas, que es lo que "está pidiendo la ciudadanía", como sucedió tras las elecciones generales.

También a nivel nacional ha habido reacciones al veto a Iglesias, como la del portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, para quien "los juegos de líneas rojas antes de las elecciones no es políticamente muy serio", o la del portavoz de ERC en la cámara baja, Gabriel Rufián, que ha opinado que Gabilondo "está haciendo de Cs" y ha augurado que "si quiere hacer de la derecha, la gente votará a la derecha".