Tres puntos y a por la 'Liga de Luis'

Tres puntos y a por la 'Liga de Luis'

Madrid, 21 mar.- Necesitó 54 minutos el Atlético de Madrid para desentrañar el intrincado sistema defensivo de un ordenado Alavés, pero con un gol de Luis Suárez (1-0) y un penalti parado de Jan Oblak sumó tres puntos que le permiten mantener su distancia antes de la 'Liga de Luis Aragonés', los diez últimos partidos en los que, según el 'Sabio de Hortaleza' se deciden los campeonatos.

Entre las muchas sentencias que se atribuyen al añorado mito rojiblanco, historia del fútbol español como artífice de la Eurocopa de 2008, está una que dice que los objetivos se consiguen en las últimas diez jornadas. Pues bien, con mucho trabajo, el Atlético ha conseguido llegar a esos últimos diez duelos en el liderato y con una ventaja, mínima, pero que le hace depender de sí mismo.

1x1

Son seis puntos sobre el Real Madrid y siete sobre el Barcelona que podrían reducirse a cuatro si los azulgrana derrotan a la Real Sociedad esta misma noche. Los márgenes se mantienen y esa es la mejor noticia para el equipo del argentino Diego Pablo Simeone, que situó sobre sí mismo la presión del liderazgo menguante rojiblanco.

"El que me tengo que exigir soy yo, porque está claro que la responsabilidad a partir de ahora es mía", dijo el preparador en la víspera, asumiendo la carga de un líder que en los últimos tiempos lo es menos. Hasta hoy, se había dejado 11 de los últimos 24 puntos en juego en LaLiga Santander, sin contar la clara eliminación en la Liga de Campeones, con el global 0-3 ante el Chelsea.

El partido que planteó el Alavés fue un auténtico ejercicio de paciencia. Cuatro defensores y cinco centrocampistas, con Edgar Méndez ubicándose como interior cuando los 'babazorros' defendían, conseguían crear una malla de camisetas albiazules indescifrable para el líder liguero durante los primeros 45 minutos.

El Atlético tenía el balón, pero no las ideas. Una posesión sin picante, con el juego interior taponado y los intentos del belga Yannick Carrasco, bien respondidos por el conjunto alavesista, que para colmo comenzó inquietando con el inicio del uruguayo Facundo Pellistri, rapidísimo por la derecha, desde donde en 7 minutos dio un pase de gol claro e intentó un chut con el exterior elevado.

Mientras el líder rebuscaba sin éxito, veía cómo en un robo de Rubén Duarte y una carrera de Pere Pons, el delantero alavesista Joselu Mato se citaba en el mano a mano con Jan Oblak, y tras un córner Pons remataba un rechace, de nuevo en los guantes del esloveno.

Muchas vías de agua mientras Luis Suárez encadenaba un fuera de juego tras otro, hasta cuatro en la primera parte, aunque antes del intermedio se desquitó agarrando un balón más cerca del mediocampo que del área, saliendo en carrera contra tres defensas y sacándose un chutazo que se fue por muy poco a la derecha de la portería.

La inquietud del uruguayo, que se había ido de vacío en Getafe y en Londres, se acabó en los diez minutos que siguieron al intermedio. En un arranque más ambicioso del Atlético, apareció la banda derecha que tantos réditos ha dado al líder este año: recuperación de Koke, giro de Lemar, balón de Llorente a la carrera de Trippier, centro del inglés y cabezazo de primeras de Suárez.

El 1-0 desahogó al líder, que tuvo la opción de sentenciar el partido en una nueva llegada de Trippier por la derecha. Esta vez optó por el pase atrás en lugar del centro y Llorente correspondió con un zurdazo tal y como le vino que llevó a Pacheco a sacar una mano prodigiosa que desvió el balón al larguero.

Una victoria que el líder no pudo celebrar tranquilamente. Ni mucho menos. Porque cuando el partido parecía controlado, un codazo de Stefan Savic sobre Luis Rioja que fue señalado como penalti. Ahí apareció Jan Oblak, un seguro de vida habitualmente que no se había demostrado un gran parapenaltis, pero que esta vez sí adivinó el lanzamiento de Joselu, que sacó con la mano izquierda.

La parada aseguró un triunfo que aporta al líader, sobre todo, tranquilidad: vuelve a encadenar dos jornadas sin encajar por primera vez desde diciembre y toma aire de cara al parón competitivo por los encuentros de las selecciones nacionales.

Porque lo que viene después es muy exigente: visitas a Sevilla y Betis nada más volver, y a San Mamés, durante el mes de abril. Y una fecha marcada en el calendario: el 9 de mayo en el Camp Nou, donde jugará una auténtica final por el título liguero. La 'Liga de Luis' se antoja muy exigente para el líder.

Miguel Ángel Moreno