Un puente con cubierta vegetal al Manzanares cubrirá la M-30 a su paso por el antiguo Calderón y culminará Madrid Río

Un puente con cubierta vegetal al Manzanares cubrirá la M-30 a su paso por el antiguo Calderón y culminará Madrid Río

Una estructura de 620 metros de longitud y 40 metros de anchura con una cubierta vegetal en el talud lateral hacia el río Manzanares será el proyecto que cubra la M-30 a su paso por el antiguo estadio Vicente Calderón, con el que se "rematará" Madrid Río.

Así lo ha anunciado este miércoles la delegada de Obras y Equipamientos del Ayuntamiento de Madrid, Paloma García Romero, quien ha acudido a la presentación del proyecto, en la Casa del Reloj de Arganzuela, junto al alcalde, José Luis Martínez-Almeida; la vicealcaldesa, Begoña Villacís; la concejala-presidenta de Arganzuela, Cayetana Hernández, y el concejal-presidente de Carabanchel, Álvaro González.

Las obras comenzarán en la segunda mitad de este año. El proyecto va a ser aprobado mañana en la Junta de Gobierno, una vez se reciba la necesaria autorización de la Confederación Hidrográfica del Tajo.

Estima el Consistorio que la cubrición esté concluida a principios de 2023. Será después la Junta de Compensación quien se encargue de llevar a cabo la cubierta vegetal.

Se mantiene el trazado actual de la M-30, que une las dos bocas de túnel existente, permitiendo la entrada desde la calle Epifanio.

Además del túnel, se prevén dos cuartos técnicos para albergar todas las instalaciones necesarias para ventilación, transformadores de energía eléctrica y escaleras de emergencias.

Durante todo el proceso se mantendrá la circulación de la M-30 por el desvío provisional, que será demolido una vez finalicen las obras y se restituya el tráfico a la calzada definitiva.

Para Almeida, se trata de una operación "que ejemplifica que Madrid sigue trabajando, que por los obstáculos no renuncia a la ambición de recuperar ese futuro que la pandemia se ha empeñado en arrebatar".

CORTES AL TRÁFICO "PUNTUALES Y POR LA NOCHE"

Solo las zonas de cubierta próximas a las actuales bocas del túnel deberán realizarse montando las vigas en horario nocturno con cortes puntuales de tráfico.

La fachada del túnel hacia el río estará formada por un paño de granito que dé continuidad al ya ejecutado y contará con tres miradores que volarán sobre el cauce para generar nuevas perspectivas del parque.

Para hacer "más amable" esta nueva fachada, se articulará con el río a través de un talud verde en el que se plantarán árboles y vegetación para integrarla con el paisaje del entorno.